Revistas / NPunto Volumen V. Número 46. Enero 2022 / LA OCUPACIÓN EN SALUD MENTAL

LA OCUPACIÓN EN SALUD MENTAL, NPunto Volumen V. Número 46. Enero 2022


LA OCUPACIÓN EN SALUD MENTAL

Morales Coro, Paola Graduada en terapia ocupacional por la Universidad de Málaga.


RESUMEN

La salud mental es un derecho accesible y gratuito que debe prestarse a toda la población, pero se ha percibido una falta de atención a la salud mental a causa de obstáculos como el estigma social. Por lo tanto, la comunidad tiene que seguir trabajando en las actuaciones basadas en promover la salud mental, prevenir los trastornos mentales y rehabilitar un trastorno mental. Así pues, una de las disciplinas más adecuadas para intervenir sería la terapia ocupacional. ¿Por qué? Porque a través de la ocupación (nuestro día a día) adquirimos nuestros sentimientos y pensamientos, y en base a éstos construimos nuestra salud mental.

Palabras clave: ocupación, salud mental, terapia, tastarnos mentales.

 

ABSTRACT

Mental health is an accessible and free right that should be given to the entire population, but there had been a perceived lack of mental health care because of obstacles such as social stigma. Therefore, the community must continue to work on actions based on promoting mental health, preventing mental disorders and rehabilitating a mental disorder. Thus, one of the most appropriate disciplines to intervene would be occupational therapy. Why? Because through occupation (our day to day) we acquire our feelings and thoughts, and on the basis of these we build our mental health.

Keywords: occupation, mental health, therapy, mental disorders.

 

¿QUÉ ES LA SALUD MENTAL?

Según la OMS (2011), “la salud mental es un estado de bienestar en el cual la persona es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”. Anteriormente, se consideraba que la salud mental era la ausencia de una enfermedad o trastorno mentales, pero con los años se ha evolucionado en los pensamientos llegando a definir la salud mental de una forma más holística como la de la OMS (1).

Por lo tanto, la salud mental consiste en lograr el equilibrio (Ver Ilustración 1). En esta imagen podríamos observar que en un extremo del eje vertical nos encontraríamos con una buena salud mental y en el otro una deficiente salud mental. Y en el eje horizontal estaría en un límite el hecho de presentar una enfermedad mental y en el otro no presentarla. Al interpretar este gráfico, se concluiría que un individuo que presente una enfermedad mental puede estar mentalmente sano y, al revés, un sujeto puede tener deficiente salud mental y no padecer una enfermedad mental (2).

Ilustración 1: Continuidad entre el trastorno mental y la buena salud mental.

La salud mental está integrada por tres tipos de bienestar: El psicológico, el emocional y el social. El bienestar emocional es llamado hedónico y consiste en la percepción subjetiva que tiene una persona acerca del placer que está experimentando en su vida. Por lo tanto, este bienestar es cambiante ya que depende de las circunstancias en las que se encuentre la persona. El bienestar social se le denomina eudaimónico y se basa en la impresión que se tiene acerca de su funcionamiento (1). 

Conforme indica Paolo Fusar-Poli, “los dominios centrales que definen la buena salud mental abarcan”:

  1. Alfabetización en salud mental: El individuo está informado sobre la salud mental y los recursos que tiene para tratarla. Y, por lo tanto, podrá decidir sobre su salud en base a sus derechos y preferencias.
  2. Actitud hacia los trastornos mentales: Reacción que tenemos hacia un sujeto que presenta una enfermedad mental. El estigma es una reacción negativa. Es evaluada mediante la escala de estigma de la depresión (DSS).
  3. Autopercepciones y valores: Pensamientos subjetivos que presenta una persona acerca de aquello que es positivo o negativo en su vida. Pueden medirse a través de la escala de autoestima estatal (SSES).
  4. Habilidades cognitivas: Es la facultad que presenta una persona para procesar cualquier información que se le presenta. Se evalúan a través de pruebas como cognitive assessment battery (CAB).
  5. Desempeño académico/ocupacional: Se refiere al resultado que se obtiene en la actuación que tiene la persona en el ámbito escolar o laboral.
  6. Emociones: Estados de ánimos que experimenta un individuo y que le conducen a actuar de una manera u otra. Se miden con pruebas como el inventario de inteligencia emocional (EII).
  7. Comportamientos: Actuaciones que lleva a cabo un sujeto ante la aparición de impulsos en su día a día. Para evaluar si la persona realiza conductas saludables se utiliza Healthy Lifestyles Behaviour Scale (HLBS).
  8. Estrategias de autogestión: Actuaciones que desempeña una persona con el fin de protegerse ante el entorno. La resiliencia (habilidad para hacer frente a los percances) implica la ejecución de estas estrategias.
  9. Habilidades sociales: Se basa en llevar a cabo conductas adecuadas que nos permitan interaccionar con las demás personas. Se miden a través de pruebas como Social Skills Improvement System-Rating Scale (SSIS-RS-C).
  10. Relaciones familiares y relaciones significativas: Se refiere al hecho de presentar vínculos activos con las personas más cercanas en nuestro día a día (familiares, amigos, etc.).
  11. Salud física: Implica tener una dieta correcta y saludable que conlleve a presentar un buen estado del cuerpo que permita realizar actividades físicas. Se evalúa mediante el Cuestionario de Salud General (GHQ).
  12. Salud sexual: Se trata del confort obtenido acerca de todos los aspectos relacionados con la sexualidad.
  13. Sentido de la vida: Se refiere a la interpretación que un individuo realiza acerca de la vida que está viviendo. Se evalúa a través de instrumentos como la prueba de propósito en la vida.
  14. Calidad de vida: Percepción subjetiva que presenta una persona acerca del agrado que siente en su vida.  Se mide con la escala de calidad de vida (QOLS).

Estos dominios nos muestran que la salud mental contribuye en el desempeño personal y social de un individuo. Y, por esta razón, se debe de promover la salud mental cuanto antes para que este desempeño no se encuentre mermado (1).

La finalidad de la promoción sería conseguir la incrementación del placer, el poder y la capacidad de adaptación a través de implementar acciones en el día a día que favorezcan la salud mental (2). Pero, en la realidad, los profesionales de la salud mental suelen dedicarse exclusivamente a la prevención y el tratamiento de los trastornos mentales (3).

La prevención tiene como objetivo mermar los indicios que presentan los individuos en riesgo de padecer un trastorno mental, mientras que el tratamiento implica actuar ante ese trastorno mental intentando que desaparezca o que repercuta mínimamente en la vida de la persona (2).

 

RELACIÓN ENTRE SALUD MENTAL Y SALUD FÍSICA

Tras diversos estudios, se ha evidenciado que existe una firme dependencia entre la salud mental y la salud física. Como podemos observar, (Ver Ilustración 2), existen diversas variables que afectan a la salud mental y/o física, o viceversa. Varias situaciones posibles son las siguientes:

  1. La pérdida de salarios influye perjudicialmente en la salud mental de la persona.
  2. El estrés puede conducir a poseer una salud física dañada nocivamente.
  3. La salud mental puede repercutir negativamente las habilidades cognitivas y éstas puede incurrir a poseer una salud física inadecuada puesto que puede perder la capacidad de decidir actuaciones saludables.
  4. La actividad física puede ser perjudicial para trastornos de depresión o ansiedad.
  5. La actividad física repercute positivamente en la salud mental y física de las personas mayores.
  6. La ingesta prudente de alcohol incide de forma positiva en la salud mental y física de una persona.
  7. El consumo desmesurado de alcohol afecta negativamente a la salud mental y física.
  8. La incorporación de frutas en la dieta de la persona incrementa su felicidad.
  9. El desempeño de una adecuada interacción social ocasiona efectos positivos en la salud mental. (4)

Ilustración 2: Los efectos directos e indirectos entre la salud física y mental.

 

PROBLEMAS EN LA SALUD MENTAL / ENFERMEDADES MENTALES

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el trastorno de depresión mayor es la principal causa de discapacidad en el mundo (5).

Uno de los objetivos principales de la psiquiatría clínica es prevenir los trastornos mentales (2), puesto que se trata de uno de los principales motivos por los que más se asiste a la atención primaria (5).

La población adolescente presenta mayor riesgo de que aparezca un trastorno mental. Un 20% de adolescentes suelen padecerlo ya que estos individuos suelen estar vivenciando situaciones complicadas como discriminación, desafíos, etc. (2).

  • Barreras en la solicitud de ayuda:
    • Estigma: Reprimen sus pensamientos y sentimientos por miedo a ser juzgados a causa de las creencias que la sociedad tiene ante un trastorno mental.
    • Creencias familiares: Las personas de su alrededor pueden pensar que los profesionales sanitarios no le van a solucionar lo que le sucede.
    • Alfabetización en salud mental: La persona busca información sobre la enfermedad mental y sus actuaciones se rigen en base a ésta.
    • Déficit en la autonomía: La persona no tiene la capacidad de buscar ayuda por sí misma.
    • Baja disponibilidad de servicios y personal.
    • Elevado costo.
    • Ausencia de transporte.
    • Altos tiempos de espera. (2)
  • Facilitadores en la solicitud de ayuda:
    • Asistencia previa: El haber vivenciado una atención efectiva acerca de los servicios de salud mental implica la repetición de asistencia a ellos si se percibe que lo necesita.
    • Alfabetización sobre la salud mental: La persona busca información sobre las enfermedades mentales y acude al médico porque ha observado la importancia de la ayuda profesional.
    • Apoyo de personas cercanas. (2)

La CIF (Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud) es una herramienta que permite comprender la salud a través de códigos.

Ésta se enfoca en 2 componentes principales (Ver Anexo 1): Funcionalidad y discapacidad y, por otro lado, factores contextuales. Dentro de la funcionalidad y discapacidad deberíamos tener en cuenta las funciones y estructuras corporales y, además, las actividades y participación. Y para los factores contextuales habría que considerarse los factores ambientales (relaciones, productos, etc.) pero no los personales (edad, género, etc.) (6).

Como podemos observar en el gráfico (Ver Ilustración 3), los individuos que llevan tiempo hospitalizados a causa de un trastorno mental después pierden las capacidades necesarias para desempeñar las funciones laborales correctamente (6).

Ilustración 3: Deterioro de la capacidad en una muestra de conveniencia de pacientes hospitalizados psicosomáticos.

 

ESTIGMA HACIA LOS TRASTORNOS MENTALES

¿Qué es el estigma? Es la atribución de una característica nociva una persona o grupo específico causando a la sociedad pensamientos negativos hacia ellos (8). Por lo tanto, la estigmatización es un asunto muy delicado y preocupante en el mundo (9).

El estigma social hacia los trastornos mentales más común es que las personas que los padecen son muy agresivas y peligrosas (10).Y el estigma hacia los trastornos mentales perjudica la atención a la salud mental y, por eso, sería muy importante suprimir esa estigmatización puesto que las personas estigmatizadas suelen postergar el tratamiento (9).

La gran mayoría de los individuos que padecen una enfermedad mental pueden llegar a ocultarla para evitar la estigmatización (11) y, a veces, hasta se niegan al tratamiento de ésta (12).

Además, la estigmatización ocasiona a la persona estigmatizada efectos emocionales dañinos que pueden desencadenar un intento suicida (11).

Las soluciones que habría que llevar a cabo con el fin de suprimir este estigma social serían las siguientes:

  1. Formación médica: Enseñar a los médicos teniendo presente siempre la existencia de la psiquiatría en todos los campos de actuación.
  2. Premiar el trabajo de la psiquiatría: Motivar a los estudiantes que experimenten la psiquiatría como profesión.
  3. Abogacía: existirán leyes que protejan la atención a la salud mental. (13)

Concluyendo, sería fundamental transmitir a la sociedad una cultura en la cual se eliminen los prejuicios hacia otras personas y hacia las enfermedades (14).

 

OCUPACIÓN Y OTROS CONCEPTOS RELACIONADOS

Según la Federación Mundial de la Terapia Ocupacional y la Sociedad Internacional de ciencias ocupacionales: “la ocupación se basa en las actividades cotidianas que las personas realizan como individuos, en familias y con comunidades, para ocupar el tiempo y dar sentido y significado a la vida”. Es decir, es el conjunto de funciones que una persona lleva a cabo con el fin de satisfacer sus necesidades primarias (dormir, alimentarse, etc), secundarias (ocio, participación social, etc) y terciarias (éxito en el trabajo, pertenecer a un grupo de amigos, etc) (15).

Por lo que la ocupación es el conjunto de las tareas primordiales que una persona realiza para satisfacer las necesidades de su vida (16).

Cuando en la definición de ocupación aparece “dar sentido” se está refiriendo a la importancia que le está ofreciendo la persona a las actividades que realiza en su día a día

La ocupación se refiere al “ser” y al “hacer” de un inviduo. El “hacer” es moldeado por la persona ya que decido dónde, por qué y con quién realizar actividades. Este “hacer” influirá en las creencias, intereses, experiencias, etc. de la persona. Así pues, el resultado del “hacer” es el que conforma la identidad de una persona. Esto podríamos resumirlo en este breve esquema:

Este esquema significa que a través de las actividades que realizamos y el significado que le damos a estas vamos creando nuestra identidad personal (“somos lo que hacemos”). (17)

  • El equilibrio ocupacional se refiere a la impresión subjetiva que experimenta una persona en relación con su número de ocupaciones diarias, la fusión entre ellas y el agrado con el tiempo empleado en ocupaciones. El equilibrio ocupacional tiene estrecha relación con la salud y el bienestar de una persona. (18).
  • La cotidianeidad se refiere a la característica que se le atribuye a algún suceso puesto que es muy común en la vida de la persona (19).
  • La actividad cotidiana es una única tarea que realiza la persona con mucha frecuencia (19).  
  • Autonomía: Voluntad propia de la persona a la hora de desenvolverse en su entorno. Es decir, es el proceso en el cual la persona se adapta eficazmente a las demandas que le presenta el entorno (20).
  • Independencia: Capacidad de desempeñar las actividades ocupacionales por sí solo. Los diferentes grados de independencia según la puntuación de la MIF (Medida de Independencia Funcional) son los siguientes:
    • Independencia completa: sin ayuda
    • Independencia con adaptaciones
    • Supervisión
    • Mínima asistencia
    • Moderada asistencia
    • Máxima asistencia
    • Asistencia total (20)
  • Calidad de vida: Apreciación que tiene una persona acerca del papel que desempeña en la vida (20).
  • Desempeño ocupacional: Los distintos modos en los que la persona se desenvuelve en las distintas áreas ocupacionales. áreas existentes: (21).
  • Áreas de ocupación abordan los tipos de actividades en los que una persona se puede implicar:
    • Actividades básicas de la vida diaria (AVD):
      • Bañarse y ducharse.
      • Cuidado del intestino y la vejiga.
      • Vestirse.
      • Comer.
      • Alimentación.
      • Movilidad funcional.
      • Cuidado de los dispositivos de atención personal.
      • Higiene y arreglo personal.
      • Actividad sexual.
      • Aseo e higiene en el inodoro.
    • Actividades instrumentales de la vida diaria (AIVD):
      • Cuidado de los otros.
      • Cuidado de mascotas.
      • Facilitar la crianza de los niños.
      • Gestión de la comunidad.
      • Movilidad en la comunidad.
      • Manejo de fianzas.
      • Manejo y mantenimiento de la salud.
      • Establecimiento y manejo del hogar.
      • Preparación de la comida y la limpieza.
      • Práctica de la religión.
      • Mantenimiento de la seguridad y responder a la emergencia.
      • Compras.
    • Descanso y sueño:
      • Descansar.
      • Dormir.
      • Prepararse para el sueño.
      • Participación en el sueño.
    • Educación:
      • Participación en la educación formal.
      • Exploración de las necesidades educativas informarles o de intereses personales.
      • Participación en la educación personal informal.
    • Trabajo:
      • Intereses y actividades para la búsqueda de empleo.
      • Búsqueda y adquisición de empleo.
      • Rendimiento en el trabajo / empleo.
      • Preparación y ajuste para la jubilación / retiro.
      • Exploración para el voluntariado.
      • Participación como voluntariado.
    • Juego:
      • Exploración del juego.
      • Participación en el juego.
    • Ocio y tiempo:
      • Exploración del ocio.
      • Participación en el ocio.
    • Participación social:
      • Participación en la comunidad.
      • Participación en la familia.
      • Participación con compañeros, amigos. (22)
  • Patrones de ejecución:
    • Hábitos: Conductas determinadas e inconscientes de una persona que realiza en su día a día.
    • Rutinas: proceso ya instaurado en la persona acerca de una ocupación que le ofrece una organización en su vida.
    • Roles: Puestos que ocupa una persona en la vida. Éstos pueden ser suprimidos, cambiados o sustituidos.
    • Rituales: Actuaciones que son realizadas por la persona y que tienen un valor simbólico (espiritual, social o cultural). (22)
  • Gestión del tiempo: conjunto de actividades que realiza una persona para aprovechar su tiempo lo máximo posible. Estas actividades requieren de las capacidades mentales como ordenar secuencias cronológicamente y asignar el tiempo necesario a cada ocupación. (23).
  • Motivación se trata de una energía animadora que conlleva a la persona a iniciar una actividad, persistir en ella y adecuar sus conductas conforme a los objetivos planteados. Es un estado esencial para desarrollar una intervención adecuada ya que la motivación conduce a la persona a desarrollar una actuación de cambio en su salud. Existen dos tipos de motivaciones:
    • Motivación intrínseca: es la que emerge del interior de la persona. Es decir, la persona realiza la actividad debido a la diversión que ésta le produce.
    • Motivación extrínseca: la persona realiza la actividad con energía ya que se enfoca en el beneficio externo que obtendría si realizara la actividad. Para tener motivación es primordial que la persona tenga un propósito y que se lleve a cabo un proceso de cambio. (24).
  • Entrenamiento de hábitos: proceso de reeducar a la persona para que consiga tener unos hábitos funcionales. Es decir, involucrarlo en la comunidad con su total independencia y que las conductas que realice sean saludables. (25).

 

SALUD MENTAL / TRASTORNO MENTAL

SALUD MENTAL

La salud no es únicamente la carencia de algún trastorno, sino un estado de bienestar físico, psicológico y social y la salud mental es la situación en la cual un individuo es consciente de sus habilidades, puede hacer frente a la vida y trabajar de forma provechosa y beneficiosa y, además, pertenece a su comunidad (26).

La salud mental está compuesta por tres tipos de bienestar:

  • Bienestar social: Estar conforme con la sociedad en la que se vive.
  • Bienestar psicológico: Tener la capacidad de guiarse en su vida, presentar una adecuada participación social, poseer la autoestima alta.
  • Bienestar emocional: Alegría, placer y encanto con la vida. (27).

Además, tener una buena salud mental está relacionado con un funcionamiento positivo, es decir, desempeñar tareas de manera fructífera (27). 

Existe un modelo comunitario que se ampara al fundamento de incorporar los servicios de salud mental en la atención universal de la salud y en servicios de otros ámbitos (educación, justicia, etc.). Estos servicios se dividen jerárquicamente según el nivel de uso y necesidad (Ver Ilustración 4):

  1. Autocuidado: Aptitud que presenta una persona acerca de hacer frente sus problemas de salud mental por sí sola (o con el apoyo de algún conocido) y saber cuándo, cómo y dónde acudir para pedir ayuda.
  2. Atención comunitaria no formal: Se trata de aquellas actuaciones que realizan las asociaciones, las organizaciones no gubernamentales (ONG), los profesionales de otros ámbitos (policía, maestros...).
  3. Servicios de salud mental en la atención primaria de salud: En ellos se a el primer contacto con los servicios de salud mental.
  4. Servicios comunitarios de salud mental / servicios de psiquiatría en hospitales generales: Centros de día, equipos móviles de tratamiento, atención domiciliaria, hospitales (de corta duración para episodios agudos y graves).
  5. Centros de larga estancia y servicios especializados: Unidades de trastornos agudos, etc. (28).

Ilustración 4: Pirámide de la combinación óptima de los servicios.

En estos servicios, actualmente se ha percibido una carencia en relación a los profesionales de la salud mental puesto que la media varía entre  0,04 – 9,80 psiquiatras por cada 100.000 habitantes (Ver Ilustración 5) (28)

Ilustración 5: Número de psiquiatras por 100,000 habitantes.

 

TRASTORNO MENTAL

Se prevé que un 25% (1 de cada 4 personas) sobrellevan un trastorno mental (28).

El DSM-5 (Manual de diagnóstico y estadística de trastornos mentales) se creó con el objetivo de clasificar y presentar los diagnósticos de los diversos trastornos psiquiátricos que existen. Según el DSM-5, la clasificación de los trastornos psiquiátricos es la siguiente (29):

  • Trastornos del Neurodesarrollo:
    • Discapacidades intelectuales
    • Trastornos de la comunicación
    • Trastorno del espectro autista
    • Trastorno de atención atención/hiperactividad
    • Trastorno de aprendizaje específico
    • Trastornos motores.
  • Espectro de esquizofrenia y otros trastornos psicóticos:
    • Trastorno esquizotípico (personalidad)
    • Trastorno delirante
    • Breve trastorno psicótico
    • Trastorno esquizofrénico
    • Esquizofrenia
    • Trastorno esquizoafectivo.
  • Trastornos bipolares y relacionados:
    • Trastorno bipolar I
    • Trastorno bipolar II
    • Trastorno ciclotímico
    • Otro trastorno bipolar específico y relacionado.
  • Trastornos Depresivos:
    • Trastorno disruptivo de regulación del estado de ánimo
    • Trastorno depresivo mayor
    • Trastorno depresivo persistente.
  • Trastornos de ansiedad:
    • Trastorno de ansiedad por separación
    • Mutismo selectivo; Fobia específica
    • Trastorno de ansiedad social (Fobia social)
    • Trastorno de pánico
    • Agorafobia
    • Trastorno de ansiedad generalizada.
  • Trastornos obsesivos-compulsivos y relacionados:
    • Trastorno obsesivo-compulsivo
    • Trastorno dismórfico corporal
    • Trastorno de acaparamiento
    • Tricotilomanía (Trastorno de tirones de cabello)
    • Trastorno de excoriación (Picoteo de la piel).
  • Trauma y trastornos relacionados con el estrés:
    • Trastorno de apego reactivo
    • Trastorno de compromiso social desinhibido
    • Trastorno de estrés postraumático
    • Trastorno de estrés agudo
    • Trastornos de ajuste.
  • Trastornos Disociativos:
    • Trastorno de identidad disociativa
    • Amnesia disociativa
    • Trastorno de despersonalización/desrealización.
  • Síntomas somáticos y trastornos relacionados:
    • Trastorno de los síntomas somáticos
    • Trastorno de ansiedad por enfermedad
    • Trastorno de conversión
    • Factores psicológicos que afectan a otras afecciones médicas
    • Trastorno facticio.
  • Trastornos de la alimentación:
    • Pica
    • Trastorno rumiante
    • Trastorno evitante/restrictivo de la ingesta de alimentos
    • Anorexia nerviosa
    • Bulimia nerviosa
    • Trastorno por atracón.
  • Trastornos de eliminación:
    • Enuresis
    • Encopresis
  • Trastornos del sueño-vigilia:
    • Trastorno del insomnio
    • Trastorno de hipersomnolencia
    • Narcolepsia
    • Trastornos del sueño relacionados con la respiración
    • Parasomnias
  • Disfunciones Sexuales:
    • Eyaculación retardada
    • Trastorno eréctil
    • Trastorno orgásmico femenino
    • Interés sexual femenino/ Trastorno de excitación
    • Dolor genito-pélvico/ Trastorno de penetración
    • Trastorno de deseo sexual masculino hipoactivo
    • Eyaculación precoz (temprana).
  • Disforia de género.
  • Trastornos disruptivos, de control de impulsos y de conducta:
    • Trastorno de hormiga oposicional
    • Trastorno explosivo intermitente
    • Trastorno de conducta
    • Trastorno de personalidad antisocial
    • Piromanía
    • Cleptomanía
  • Trastornos relacionados con sustancias y adictivos:
    • Consumo
    • Intoxicación
    • Abstinencia (Relacionado con alcohol, cafeína, cannabis, alucinógenos, inhalantes, opioides, sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, estimulantes o tabaco)
    • Trastorno del juego
  • Trastornos neurocognitivos (NCD):
    • Delirio
    • NCD mayor y leve (debido a la enfermedad de Alzheimer, NCD frontotemporal, NCD con cuerpos de Lewy, NCD vascular, debido a una lesión cerebral traumática, debido a la infección por VIH, debido a la enfermedad de Parkinson, debido a la enfermedad de Huntington)
  • Trastornos de la Personalidad:
    • Grupo A Trastornos de la personalidad (paranoide, esquizoide, esquizotípico)
    • Grupo B Trastornos de la personalidad (antisocial, borderline, histriónico, narcisista)
    • Grupo C Trastornos de la personalidad (evitante, dependiente, obsesivo-compulsivo).
  • Trastornos Parafílicos:
    • Trastorno voyeurístico
    • Trastorno exhibicionista
    • Trastorno frotteurístico
    • Trastorno de masoquismo sexual
    • Trastorno de sadismo sexual
    • Trastorno pedófilo
    • Trastorno fetichista
    • Trastorno transvestico (29).

 

REPERCUSIÓN DE UNA ENFERMEDAD MENTAL EN LA OCUPACIÓN

Las enfermedades mentales son un claro ejemplo para observar cómo un problema de salud repercute en la vida cotidiana de la persona que la padece (6).

 

PARTICIPACIÓN SOCIAL

Se ha constatado cómo la soledad (situación desoladora en la cual el individuo no se relaciona con nadie de su entorno) influye negativamente en la salud mental de la persona. Además, se ha percibido que poseer una red social (vínculos con las personas de tu alrededor) disminuye la posibilidad de padecer síntomas psicóticos (30). 

Para evaluar los componentes de la participación social de la persona (apoyo social, red social, aislamiento social, etc.) tendríamos que conocer varios conceptos principales. Para ello, se pueden clasificar en 5 dominios (Ver  Anexo 2):

  • Cantidad: Número de individuos que se encuentran en el entorno más cercano a la persona.
  • Estructura: Se refiere a cuántos individuos pertenecen al grupo más cercano de la persona, cómo son estos individuos y qué tipo de vínculo posee con la persona.
  • Calidad: Valoración acerca de cómo es la relación entre los dos sujetos (si confían el uno del otro, si uno no le presta ayuda al otro cuando la necesita, etc.).
  • Emociones: Cómo las relaciones sociales influyen emocionalmente en el sujeto. Este dominio se evalúa a través de la “Escala de soledad de Jong Gierveld Loneliness”, la cuál está dividida en dos partes (soledad social y soledad emocional).
  • Recursos: Qué le ofrece a su vida el tener esa relación social. Esta área se puede determinar usando la prueba “Resource Generator-UK” que se divide en varias partes (recursos nacionales, asesoramiento de expertos, habilidades personales y recursos de resolución de problemas). (30)

 

ESTILOS DE VIDA

Las personas que padecen un trastorno mental, frecuentemente, tienen un índice de masa corporal mayor de 30, es decir, presenta obesidad. Este hecho se debe a varios factores como la ingesta de medicamentos, pero, también, se debe, a estilos de vida muy inusuales en esta población. ¿Cuáles son estos estilos? Escasa actividad física, consumo excesivo de tabaco, desmesurada ingesta de alcohol, etc. (5). Para evaluar cuál es la cantidad de ingesta de salud y si ésta llega a ser un problema se puede utilizar el cuestionario AUDIT (Ver Anexo 3) (28).

 

SUEÑO

El 40% de la población que padece una enfermedad mental presenta un trastorno del sueño (insomnio, apneas…) (5). Y dentro de la población diagnosticada de trastorno depresivo: 67-84% de adultos y 57% de adolescentes tienen problemas para conciliar o mantener el sueño (31).

 

MUERTE

Gran cantidad de casos de trastornos mentales tienen un desenlace fatal, el suicidio. Como podemos observar en la tabla (Ver Ilustración 6), las personas con una gran posibilidad de desencadenar un acto suicida son aquellas que padecen un trastorno mental, que están vivenciando situaciones muy complejas, etc. (28):

Ilustración 6: Personas con alto riesgo de conducta suicida.

 

GESTIÓN DEL TIEMPO

Los trastornos mentales inciden negativamente en las capacidades necesarias para la gestión del tiempo y así pues se postergan las tareas, no se acaban las actividades, etc.

Esto es un problema para el grupo de personas que padecen trastornos mentales ya que la acción de gestionar el tiempo es primordial para adquirir un equilibrio entre todas las ocupaciones diarias que tenemos y así sentir satisfacción con nuestra vida. (23).

 

BENEFICIOS DE LA OCUPACIÓN EN LA SALUD MENTAL

Se ha evidenciado que cuando una persona realiza actividades significativas para ella su salud aumenta, mejorando así sus habilidades físicas, cognitivas y psicosociales y consecuentemente aumentando el bienestar de la persona y llegando a adquirir una mejor calidad de vida (32).

Tras varias investigaciones, se ha podido describir cuatro conceptos que describen la relación ocupación-salud-bienestar (33) (Ver Anexo 4). Por un lado, dentro del término control se encontrarían aquellas habilidades (mayores cualificaciones, responsabilidad...) que le permiten a una persona percibirse capaz de llevar a cabo una actividad. Con el concepto significado o propósito se tendrían en cuenta aquellos motivos personales (valor, conexión a causa mayor…) por los cuáles la persona realiza la ocupación. Por otro lado, se encontraría los componentes de la auto-realización (autoestima, oportunidad de crecimiento…) refiriéndose a los beneficios (incremento de bienestar con uno mismo) que obtiene tras ejecutar las actividades. Finalmente, habría que considerarse el sentido de bienestar ya que las ocupaciones también ofrecen relajación mental, disfrute, etc. (32).

Autoestima - calidad de vida - ejercicio físico

Se ha demostrado que realizar ejercicio físico mejora la salud mental de la persona y le ocasiona una mayor satisfacción con su vida y un incremento en la autoestima. Además, el deporte mitiga la ansiedad y la depresión. Aunque hay que considerar que es posible que el fracaso en el deporte repercute negativamente en la salud mental (33). 

En un estudio se utilizó el inventario de síntomas (SCL-90-R) y la escala de satisfacción de calidad de vida para medir la salud mental y la calidad de vida de dos grupos de sujetos (atletas activos y estudiantes). Por un lado, a través de la SCL-90-R, se obtuvieron resultados estadísticos que indicaban que los atletas activos poseían un nivel significativo más alto de autoestima que los estudiantes, excepción en la pregunta número 12. Por otro lado, mediante la escala GENCAT (Escala de calidad de vida), se concluyó que los atletas activos poseían mayor satisfacción con su vida en comparación con los estudiantes (33).  

Salud mental positiva - yoga

La práctica del yoga frecuentemente ocasiona una salud mental positiva en la persona que la practica, es decir, le genera un bienestar emocional, psicológico y social (34).

Salud mental - ejercicio aeróbico

Se ha estudiado cómo la práctica de ejercicio físico influye en la salud de los sujetos que padecen un trastorno mental grave (Ver Anexo 5). Por un lado, en la población con esquizofrenia se percibió que el ejercicio aeróbico reducía los síntomas psiquiátricos y aumentaban las habilidades cognitivas como la atención, la memoria de trabajo, etc. Por otro lado, en aquellas personas que padecían de una enfermedad mental grave se observó que cuando realizaban ejercicio aeróbico sus sistemas cardiorrespiratorios mejoraban. Además, en los sujetos diagnosticados de depresión mayor se notaba que poseían una mejor calidad de vida cuando practicaban ejercicio aeróbico. Y, por último, en la población con trastorno bipolar se notó que con la práctica de ejercicio aeróbico se reducían los niveles de estrés (35).

Salud mental - dieta saludable

Se ha comprobado que ingerir alimentos saludables mejora nuestra salud mental. Y, por el contrario, no llevar a cabo una dieta equilibrada puede originar la presencia de trastornos como la hiperactividad, el déficit de atención, etc.

Por lo tanto, la ocupación es esencial para la vida ya que con esta se puede envejecer teniendo una vida saludable ya que se ha constatado que las personas más sanas son aquellas que realizan actividades ocupacionales significativas (15).

Salud mental - empleo

Cuando una persona desempeña un empleo confortable su calidad de vida mejora, obtiene unas relaciones sociales fructuosas, aumenta su autoestima, etc. Y, consecuentemente, la persona adquiere una buena salud mental (36).

Salud mental - alimentación

Se ha evidenciado que llevar a cabo una dieta poco saludable podría desencadenar un estado mental perjudicial (37).  

Salud mental - medioambiente

Pasar tiempo en ambientes naturales al aire libre mejor la salud mental de una persona (38).

Salud mental - redes sociales

Se ha demostrado que el uso de redes sociales genera una conexión social más fuerte con sus vínculos afectivos y permite crear otros. Además, las redes sociales son una fuente de entretenimiento y disfrute (39).  

 

PROBLEMAS EN LA OCUPACIÓN QUE REPERCUTEN EN LA SALUD MENTAL

En nuestro día a día, también participamos en ocupaciones que son perjudiciales para nuestra salud (32).

Algunas personas tienen mayor probabilidad de padecer un trastorno mental debido a interferencias en su ocupación diaria (2).  

 

AISLAMIENTO SOCIAL

Se ha percatado que las personas que padecen problemas de salud mental suelen tener mayores sentimientos de soledad que las personas que no los padecen. Para evaluar la participación social de la persona habría que tener en cuenta varios conceptos claves (Ver Ilustración 7) como la cantidad, la estructura y la calidad de la red social de la persona, sus emociones a causa de sus relaciones y sus recursos para mantenerlas  (30).

Ilustración 7: Aislamiento social y conceptos relacionados.

 

EL USO DE LAS TECNOLOGÍAS

Se prevé que hay una gran prevalencia preocupante del uso de instrumentos tecnológicos por parte de la población adolescente (entre 13 y 18 años):  un 95% tienen un teléfono móvil Smartphone y un 88% utilizan ordenadores portátiles, tablets, etc. El uso habitual que suelen darle a estos instrumentos es la utilización de redes sociales.

Tradicionalmente, la red social más utilizada en adolescentes ha sido YouTube (85%), pero hoy día Tiktok está supliendo su puesto.

Tras varios estudios, se ha demostrado que, a veces, las sociales puede ocasionar trastornos mentales (depresión, trastornos alimentarios). Además, en las redes sociales aparecen muchos casos de acoso y algunos pueden desembocar en el suicidio de la persona acosas. Por último, es importante destacar que el contenido que observamos en las redes sociales nos influye en nuestra salud mental ya que nos comparamos y llegamos incluso a pensar que lo que vemos en la pantalla es lo correcto y nosotros que somos realidad lo incorrecto (39).  

 

HOGAR

Se ha demostrado cómo la vivienda en la que una persona vive influye en su salud mental. Es decir, donde esté localizada el hogar, cómo es éste, cuánto durará la persona residiendo ahí, etc... son características que influyen en la salud mental de la persona debido a que están relacionadas con el contexto en el que está viviendo (40).

 

CONDICIONES LABORALES

La Organización para la cooperación y el desarrollo económico (OCDE) ha afirmado que el 20% de la población adulta que pertenece al mundo laboral suele desencadenar problemas mentales (41).

Algunas condiciones laborales provocan en la persona un cansancio continuo que acaba produciendo un estrés crónico, es decir, lo que llamamos síndrome de burnout. Cuando una persona sufre este síndrome, experimenta agotamiento físico, mental y emocional. Por ejemplo, le falta energía e interés y tiene dificultad de concentración (36). 

El síndrome de burnout o el síndrome del trabajador quemado provoca en las personas diversas consecuencias: (Ver Ilustración 8)

  1. Consecuencias físicas: La más común es la cardiopatía coronaria.
  2. Consecuencias psicológicas: Las más estudiadas han sido el insomnio y los síntomas depresivos.
  3. Consecuencias ocupacionales:  El agotamiento solía causar el absentismo. (36).