Revistas / NPunto Volumen V. Número 46. Enero 2022 / REPERCUSIÓN EN LA SALUD MENTAL DEL CONFINAMIENTO POR COVID-19 EN LA POBLACIÓN

REPERCUSIÓN EN LA SALUD MENTAL DEL CONFINAMIENTO POR COVID-19 EN LA POBLACIÓN, NPunto Volumen V. Número 46. Enero 2022


REPERCUSIÓN EN LA SALUD MENTAL DEL CONFINAMIENTO POR COVID-19 EN LA POBLACIÓN

Martín Ginés, Candela Graduada en Enfermería por la Universidad de Sevilla.


RESUMEN

El estado de alarma vivido en España ha hecho que se tomen medidas extraordinarias como el confinamiento de la población, el distanciamiento social y la cuarentena. Esta revisión bibliográfica persigue obtener los datos acerca de la repercusión en la salud mental de tales medidas y su correcto manejo.  

Objetivo: este trabajo tiene como objetivo conocer el impacto en la salud mental del actual confinamiento producido por el estado de alarma debido a la enfermedad por COVID-19 y su correcto manejo.

Metodología: se ha realizado una revisión bibliográfica basada en la búsqueda de artículos en diferentes bases de datos.

Conclusión: esta revisión bibliográfica ha estudiado artículos de diversas naturalezas acerca de la repercusión del confinamiento en la salud mental en diferentes grupos de la población y cuál debería de ser su manejo. Podemos concluir que vivimos en tiempos extraordinarios que van a repercutir psicológicamente en mayor o menor medida en nuestra sociedad. Por ello, nuestras acciones deberían de ir orientadas hacia un cribado de grupos de riesgo y medidas tanto preventivas como de acción en el caso de que se produzcan trastornos psicológicos.

Palabras claves: COVID-19, cuarentena, salud mental.

 

ABSTRACT

The state of alarm experimented Spain has led to extraordinary measures being taken, such as the confinement of the population, social distancing, and quarantine. This bibliographic review seeks to obtain data about the impact on mental health of such measures and their correct management.

Objectives: this essay aims to know the impact on mental health of the current confinement produced by the alarm state due to COVID-19 disease and its correct management.

Methodology: we have made a bibliographic review based on the search of articles in different databases.

Conclusion: this essay has studied a big variety of articles about the impact of confinement on mental health in different groups of the population and what should be its management. We can conclude that we live in extraordinary times that are going to have a greater or lesser psychological impact on our society. Therefore, our actions should be aimed at screening risk groups and both preventive and action measures in the event of psychological disorders.

Keywords: COVID-19, quarantine, mental health.

 

INTRODUCCIÓN

LA NUEVA ENFERMEDAD DEL 2020: CORONAVIRUS

La Organizacin Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que las infecciones producidas por virus continúan siendo un problema grave de la salud pública. Sólo en en el último siglo se han producido varias epidemias producidas por virus. Como ejemplo tenemos el coronavirus del SRAS (SARS-CoV) durante los años 2002-2003 y la gripe H1N1 durante el año 2009, y el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV) en 2012 en Arabia Saudí1.

Actualmente nos encontramos ante una nueva pandemia. Fue A fines del 2019, cuando se identificó un nuevo tipo de coronavirus, ahora designado SARS-CoV-2, como la causa de un brote de enfermedad respiratoria aguda en Wuhan, una ciudad en la provincia de Hubei en China. Su rápida reproducción hizo que la Organización Mundial de la Salud considerara este hecho como una epidemia el 28 de febrero del año 2020, denominando a la enfermedad COVID-19, que significa enfermedad por coronavirus 2019. La presentación clínica de la infección 2019-nCoV varía de neumonía asintomática a muy grave con síndrome de dificultad respiratoria aguda, shock séptico y fallo multiorgánico, que puede provocar la muerte. El 30 de enero de 2020, la OMS declaró que el brote de COVID-19 es una emergencia de salud pública de preocupación internacional y, en marzo de 2020, comenzó a caracterizarlo como una pandemia para enfatizar la gravedad de la situación e instar a todos los países a tomar medidas. en detectar infecciones y prevenir la propagación1,2.

Los gobiernos de todo el mundo se encuentran trabajando para establecer medidas que puedan detener los posibles efectos en la sociedad. Las organizaciones de salud están cooperando las mareas de información, redactando y emitiendo constantemente protocolos y directrices que ayuden a prevenir y abordar la situación. Del mismo modo, se está investigando a nivel mundial el mecanismo de transmisión del virus, su espectro clínico, los nuevos diagnósticos y las estrategias preventivas y terapéuticas se están desarrollando rápidamente. Quedan muchas incertidumbres con respecto a la interacción virus-huésped y la evolución de la epidemia, con referencia específica a los momentos en que la epidemia alcanzará su punto máximo1.

Se puede decir que actualmente la prevención de la transmisión en la sociedad es el arma más potente para combatir el virus1.

Ubicación geográfica de Wuhan, provincia de Hubei en China. La provincia de Hubei se encuentra en el área central de China, y la capital de la provincia es Wuhan.

ORIGEN Y CRONOLOGÍA

A finales del año 2019, fueron ingresados en hospitales de Wuhan varios pacientes con sintomatología de neumonía, de etiología desconocida. Un estudio epidemiológico demostró que estos pacientes estaban relacionados con un mercado mayorista de mariscos y animales acuáticos de Wuhan, provincia de Hubei, China. Del 18 de diciembre de 2019 al 29 de diciembre de 2019, fueron 5 los pacientes ingresados con esta sintomatología y uno de ellos falleció3,4.

Los primeros informes de este estudio estimaron que se podría producir un nuevo brote de coronavirus al estimar su capacidad de reprudcción3,4.

A través del análisis de secuencia, se consideró que esta neumonía no identificada era causada por un nuevo coronavirus (CoV) llamado 2019-nCoV. Posteriormente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció un formato estándar de la enfermedad por coronavirus-2019 (COVID-19), según su nomenclatura, para esta nueva neumonía por coronavirus el 11 de febrero de 2020. El mismo día, el Comité Internacional de Taxonomía of Virus (ICTV) nombró a este nuevo coronavirus como SARS-CoV-24,5

La OMS confirmó que el brote de la epidemia de coronavirus se asoció con Huanan South China Seafood Marketplace, pero no se identificó ninguna asociación específica de animales5.

El 2 de enero de 2020, el número de pacientes ingresados por COVID-19 (confirmados por laboratorio) llegaba a los 41, la mitad de ellos con patologías preexistentes como diabetes, HTA, enfermedades cardiovasculares, etc. Se supuso que esta infección era de tipo nosocomial, lo que daba que pensar que los pacientes se habían infectado dentro del hospital, sin tener en cuenta las personas con las que habían mantenido contacto previamente que podrían estar contagiadas aun sin tener síntomas apreciables5.

El 22 de enero de 2020 el número de casos notificados de infectados por el nuevo COVI-19 alcanzaba casi 600. Además, se había propagado hasta en 25 provincias de China. Sólo 3 días más tarde se notificaban casi 2000 casos de infectados en todo el país de China, siendo el número de muertos 56. La capacidad de propagación del virus es tal que el 30 de enero de 2020 el caso de confirmados por coronavirus era de 7734. Además, se conocían casos en otros países de todo el mundo, tales como Taiwán, Tailandia, Vietnam, República de Corea, Malasia, Nepal, Japín, Sri Lanka, EE.UU. Emiratos Árabes, Australia, Francia, Canadá o Alemania. Llegados a este punto, la tasa de mortalidad llegaba al 2,2%5.

EL VIRUS

El SARS-CoV-2 se aisló por primera vez a través del flujo de un aspirado broncoalveolar de tres pacientes con COVID-19 del Hospital Wuhan Jinyintan el 30 de diciembre de 2019. Después del análisis secuencial, se consideró al SARS-CoV-2 como miembro de β-CoVs. Los coronavirus han sido reconocidos durante mucho tiempo como patógenos importantes que infectan las vías respiratorias de animales domésticos y de compañía y son las causas de enfermedades respiratorias leves y graves en humanos. Hasta ahora, se han identificado siete HCoV que pueden invadir humanos, incluido el α -tipo HCoV-229E y HCoV-NL63; el tipo β HCoV-HKU1, SARS-CoV, MERS-CoV y HCoV-OC43; y 2019-nCoV, causando la epidemia actual. Según su patogenicidad, los HCoV se dividen en HCoV levemente patógenos (incluidos HCoV-229E, HCoV-OC43, HCoV-NL63 y HCoV-HKU) y CoV altamente patógenos (incluido CoV de síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV). Los HCoV levemente patógenos infectan el tracto respiratorio superior y causan enfermedades respiratorias estacionales, de leves a moderadas similares al resfriado en individuos sanos. Por el contrario, los HCoV altamente patógenos (en lo sucesivo denominados HCoV o HCoV patógenos) infectan el tracto respiratorio inferior y causan una neumonía grave, que a veces conduce a lesiones pulmonares agudas fatales (ALI) y SDRA. Los HCoV patógenos tienen una alta morbilidad y mortalidad y representan una gran amenaza para la salud pública. El análisis filogenético de todo el genoma indica que el SARS-CoV-2 comparte 79.5% y 50% de identidad de secuencia con SARS-CoV y MERS-CoV, respectivamente4,5,6.

El genoma viral contiene aproximadamente 26,000 a 32,000 bases. Los CoV son los virus de ARN más grandes conocidos. El ARN viral de cadena positiva consiste en una estructura de tapa en el extremo 5 ´y múltiples colas de poli (A) en el extremo 3´. Sirve como ARN mensajero (ARNm), permitiendo la traducción de replicasa / transcriptasa y proteínas estructurales virales. Los genes replicasa / transcriptasa representan aproximadamente 2/3 de la secuencia de ARN del extremo 5´ y se componen de dos marcos de lectura abiertos (ORF) superpuestos: ORF1a y ORF1b. Los ORF codifican 16 proteínas no estructurales. El 1/3 restante de la secuencia de ARN codifica cuatro proteínas estructurales virales clásicas, a saber, proteína de pico (S), proteína de envoltura (E), proteína de membrana (M) y proteína de nucleocápside (N)5.

Virión SARS-CoV-2.

El SARS-CoV-2 se puede inactivar por UV o calentar a 56 °C durante 30 min, y también es sensible a la mayoría de los desinfectantes como el éter dietílico, etanol al 75%, cloro, ácido peracético y cloroformo. Se ha informado que el SARS-CoV-2 es más estable en materiales como el plástico o el acero inoxidable que en el cobre y o cartón. La vida media del virus una vez es depositado en estas superficies es de, aproximadamente, 72 horas5,7.

En términos genéticos, Chan et al. han demostrado que el genoma del nuevo HCoV, aislado de un grupo de pacientes con neumonía atípica después de visitar Wuhan, tenía un 89% de identidad de nucleótidos con CoVZXC21 similar al SARS de murciélago y un 82% con el del SARS-CoV humano. Por esta razón, el nuevo virus se llamó SARS-CoV-2. Aunque sus orígenes no se entienden completamente, estos análisis genómicos sugieren que el SARS-CoV-2 probablemente evolucionó a partir de una cepa que se encuentra en los murciélagos. Sin embargo, se desconoce el posible huésped mamífero amplificador, intermedio entre murciélagos y humanos. Dado que la mutación en la cepa original podría haber desencadenado directamente la virulencia hacia los humanos, no es seguro que exista este intermediario1,3.

FUENTE DE INFECCIÓN

Actualmente, los pacientes con COVID-19 son la principal fuente de infección, y los pacientes graves se consideran más contagiosos que los leves. Las personas infectadas asintomáticamente o los pacientes en incubación que no muestran signos o síntomas de infección respiratoria que demuestren que eliminan virus infecciosos, también pueden ser fuentes potenciales de infección. Además, las muestras tomadas de pacientes recuperados de COVID-19 muestran continuamente una prueba de RT-PCR positiva, que nunca se ha visto en la historia de las enfermedades infecciosas humanas. En otras palabras, las personas y pacientes infectados asintomáticamente en incubación o recuperados de COVID-19 pueden plantear serios desafíos para la prevención y el control de la enfermedad5.

ESPECTRO DE INFECCIÓN

El covid-19 se ha considerado como un tipo de enfermedad infecciosa autolimitada, y la mayoría de los casos con síntomas leves pueden recuperarse en 1 a 2 semanas. La infección por SARS-CoV-2 puede causar cinco resultados diferentes: personas infectadas asintomáticamente (1.2%); casos leves a medianos (80.9%); casos severos (13.8%); caso crítico (4.7%); y muerte (2.3% en todos los casos reportados). El último estudio indica que la proporción de infección asintomática en niños menores de 10 años es tan alta como 15.8%. Por lo tanto, la proporción de infección asintomática debe descubrirse en el futuro5.

EPIDEMIOLOGÍA

Según los datos de la OMS actualizados el 23 de marzo de 2020, 190 países o áreas han reportado 332,218 casos confirmados por laboratorio, incluidas 14,510 muertes. La tasa de letalidad total de casos globales fuera de China es de 4.5%. Italia, España, Estados Unidos, Alemania, Francia e Irán presentaron brotes más severos. Los cinco principales países con los casos confirmados acumulados más altos del mundo son China (24,6%), Italia (17,8%), Estados Unidos (9,5%), España (8,6%) y Alemania (7,5%). Se encontraron tasas más altas de letalidad en Italia (9.3%), Irán (7.8%) y España (6.0%)8.

Los datos proporcionados por el Panel de Emergencia de Salud de la OMS (14 de marzo, 06.00 am CET) reportan 142.320 casos confirmados en todo el mundo desde el comienzo de la epidemia. 5.388 (3.78%) casos han sido fatales1.

El escenario epidemiológico, por lo tanto, ha cambiado drásticamente, ya que el 3 de marzo aproximadamente el 92% (79.968) de los casos confirmados se registraron en China, donde casi todas las muertes también se registraron (2.873, 96,5%). Cabe destacar que los casos "confirmados" notificados entre el 13 de febrero de 2020 y el 19 de febrero de 2020 incluyen pacientes confirmados por laboratorio y con diagnóstico clínico de la provincia de Hubei1.

Se están realizando investigaciones para comprender más sobre la transmisibilidad, la gravedad y otras características asociadas con COVID-19. Parece que la mayoría de los primeros casos tenían algún tipo de historial de contacto con el mercado original de mariscos. Pronto, se descubrió que una fuente secundaria de infección era la transmisión de persona a persona a través del contacto cercano. Hubo un aumento de personas infectadas sin antecedentes de exposición a la vida silvestre o visitando Wuhan, y se detectaron múltiples casos de infección entre los profesionales médicos. Quedó claro que la infección por COVID-19 ocurre a través de la exposición al virus, y tanto la población inmunosuprimida como la normal parecen susceptibles. Algunos estudios han informado una distribución por edad de pacientes adultos entre 25 y 89 años. La mayoría de los pacientes adultos tenían entre 35 y 55 años, y hubo menos casos identificados entre niños y bebés. Un estudio sobre la dinámica de transmisión temprana del virus informó que la edad media de los pacientes era de 59 años, que oscilaba entre 15 y 89 años, siendo la mayoría (59%) hombres. Se sugirió que la población con mayor riesgo puede ser personas con una función inmune deficiente, como las personas mayores y las personas con disfunción renal y hepática.

La duración promedio de incubación de Covid-19 se estimó en 4.8 ± 2.6, con un rango de 2 a 11 días y 5.2 días (intervalo de confianza del 95%, 4.1 a 7). Las últimas directrices de las autoridades sanitarias chinas establecieron una duración promedio de incubación de 7 días, que oscila entre 2 y 14 días4,9.

En las primeras etapas de Covid-19, la pandemia duplicaba su tamaño cada 7,4 días, y el número de reproducción básica se estimó en 2,2. Otro estudio estimó que el número de reproducción básica oscilaba entre 2.24 y 3.58. Sin embargo, un modelo compartimental determinista basado en la probabilidad y un análisis de modelo mostraron que el número de reproducción de control puede ser tan alto como 6.47. Los autores señalaron que este número básico de reproducción fue mayor porque la estimación representa 3-4 generaciones de transmisión viral y contactos sociales intensivos. El número de reproducción básica estimado por la mayoría de los estudios varía de 2.24 a 3.58, que es ligeramente más alto que el del SARS9.

ENTRADA Y DISEMINACIÓN

El SARS-CoV-2 se transmite predominantemente a través de gotitas respiratorias, contacto y posiblemente por vía fecal-oral. Se presume que la replicación viral primaria ocurre en el epitelio de la mucosa del tracto respiratorio superior (cavidad nasal y faringe), con una multiplicación adicional en el tracto respiratorio inferior y la mucosa gastrointestinal, lo que da lugar a una viremia leve. Pocas infecciones se controlan en este punto y permanecen asintomáticas5. La posibilidad de transmisión antes de que aparezcan los síntomas parece ser poco frecuente, aunque no puede excluirse. Además, hay sugerencias de que las personas que permanecen asintomáticas podrían transmitir el virus. Estos datos sugieren que el uso del aislamiento es la mejor manera de contener esta epidemia1,11.

Se ha informado que el virus puede infectar a una persona a una distancia de aproximadamente 2 metros. El virus puede sobrevivir durante de 2 horas a pocos días en gotas de tos y estornudos que yacen en la superficie o en el suelo. Una infección puede ser al tocar un objeto o superficie que ya tiene un virus, pero no es el curso principal de la infección. También virus se ha detectado en las heces de los pacientes, pero no se ha informado de ninguna infección a través de las heces11.

Transmisión por gotas.

Se estima que la transmisión principal es mediante gotas, al igual que ocurre con otros virus que afectan al sistema respiratorio. Estas gotas se producen principalmente durante la tos o los estornudos1.

Es posible la transmisión mediante la exposición a aerosoles si esta exposición es prolongada, en espacios cerrados y a concentraciones elevadas. Los informes realizados sobre la transmisión del SARS-CoV-2 en China indican que es preciso el contacto con la persona, por ello el contagio suele producirse principalmente a familiares, profesionales sanitarios y otras personas con las que se ha podido tener contacto directo1,10.

CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS

No se conoce completamente el cuadro clínico completo de COVID-19. La aparición de la enfermedad varió de leve a grave11. Los síntomas de COVID-19 pueden surgir dentro de 2 a 14 días después de la infección. Además, en algunos casos, las enfermedades prevalecen después de 27 días. Sin embargo, los investigadores chinos mencionaron 5.2 días como un período de incubación promedio. La duración de la supervivencia de la muerte es de 6 a 41 días después de la infección del coronavirus. Depende de la edad, la salud y las condiciones clínicas de los pacientes5,11.

Los signos comunes de infección son principalmente tos seca y fiebre, acompañados de fatiga, dolor muscular, estornudos, dolor de garganta, tos seca, problemas respiratorios, etc. Los síntomas menos comunes fueron la producción de esputo, dolor de cabeza, hemoptisis y diarrea5,11.  Más de la mitad de los pacientes desarrollaron disnea. Los hallazgos típicos de las imágenes de TC de tórax de pacientes procedentes de UCI al ingreso fueron áreas de consolidación lobular múltiple y subsegmental bilateral. Los hallazgos representativos de la TC de tórax de pacientes no procedentes de UCI mostraron opacidad bilateral en vidrio esmerilado y áreas de consolidación subsegmentarias5.

De acuerdo con los análisis realizados, se han encontrado similitudes en la clínica producida por el COVID-19 y el betacoronavirus anterior. Coinciden en los síntomas de fiebre, tos seca o en la sensación de disnea. Sin embargo, se ha demostrado que el COVID-19 posee una clínica específica que ayuda a diferenciarla de los demás como síntomas que afectan al tracto respiratorio superior (rinorrea, estornudos, dolor de garganta), o infiltraciones en el lóbulo superior del pulmón según radiografías de tórax, causantes de disnea e hipoxemia3.

Otra clínica característica del COVID-19 es la alteración gastrointestinal, pero también se ha encontrado este grupo de síntomas en pacientes con MERS-Cov o SARS-CoV.

Por lo tanto, es importante analizar muestras de heces y orina para excluir una posible ruta alternativa de transmisión, específicamente a través de trabajadores de la salud, pacientes, etc. con el fin de desarrollar estrategias para inhibir y / o minimizar la transmisión y desarrollar terapias para controlar la enfermedad3.

El espectro clínico de COVID-19 varía desde formas asintomáticas o paucisintomáticas hasta afecciones clínicas caracterizadas por insuficiencia respiratoria que requiere ventilación mecánica y apoyo en una unidad de cuidados intensivos (UCI), hasta manifestaciones multiorgánicas y sistémicas en términos de sepsis, shock séptico y múltiples síndromes de disfunción orgánica (MODS)1.

Los autores del informe de los CDC dividieron las manifestaciones clínicas de la enfermedad por su gravedad:

Enfermedad leve

No neumonía o neumonía leve. Supone el 81% de los casos1.

Enfermedad grave

Disnea, frecuencia respiratoria ≥ 30 / min, saturación de oxígeno en la sangre (SpO2) ≤ 93%, relación PaO2 / FiO2 o P / F [la relación entre la presión arterial del oxígeno (presión parcial de oxígeno, PaO2) y el porcentaje de oxígeno suministrado (fracción de oxígeno inspirado, FiO2)] <300, y / o infiltrados pulmonares> 50% en 24 a 48 horas. Ocurre en el 14% de los casos1.

Enfermedad crítica

Insuficiencia respiratoria, shock séptico y / o disfunción de múltiples órganos (MOD) o falla (MOF). Supone el 5% de los casos.

Los datos que se pueden obtener de los informes y directivas proporcionados por las agencias de políticas de salud permiten dividir las manifestaciones clínicas de la enfermedad de acuerdo con la gravedad de los cuadros clínicos1.

Esta enfermedad también puede clasificarse como enfermedad leve, moderada o grave, de acuerdo con las manifestaciones clínicas y el curso de la clínica. Las manifestaciones clínicas más graves son la neumonía severa, SDRA, sepsis y shock séptico. A pesar de que, normalmente, el curso clínico es favorecedor para el paciente, se estima que existe un porcentaje que sufren un empeoramiento repentino de la enfermedad a la semana aproximadamente de los primeros síntomas1.

Enfermedad sin complicaciones (leve)

Síntomas generales de una infección viral del tracto respiratorio superior como fiebre no muy alta, tos seca, molestia en la garganta, congestión nasal, malestar generalizado, dolor de cabeza o mialgia. Los signos y síntomas de una enfermedad más grave, como la disnea, no están presentes. En comparación con las infecciones anteriores por el VHC, los síntomas no respiratorios como la diarrea son difíciles de encontrar1.

Neumonía moderada

Encontramos síntomas que afectan al sistema respiratorio como tos y disnea, sin signos de neumonía severa. En niños es frecuente encontrar taquipnea1.

Neumonía severa

En la neumonía severa se dan síntomas como fiebre, disnea severa, taquipnea (FR superior a 30 respiraciones/minuto) e hipoxia, con saturación de oxígeno <90% respirando aire ambiente. La fiebre no aparece siempre incluso en las formas más graves. A veces podemos observar en niños cianosis1.

Síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)

El diagnóstico de SDRA requiere el cumplimiento de una serie de criterios clínicos y respiratorios. En este síndrome encontramos una insuficiencia respiratoria grave que se inicia o que se mantiene.

Septicemia

De acuerdo con las definiciones de consenso internacional para sepsis y choque séptico, la sepsis supone la disfunción a nivel orgánica potencialmente letal producida por una respuesta alterada del huésped ante una infección sospechada o comprobada1.

El cuadro clínico de pacientes con COVID-19 y sepsis son pacientes cuyo estado es grave, con una clínica variada que hacen sospechar de afectación multiorgánica, tales como disnea severa, hipoxemia, IR, oliguria, taquicardia, alteración del estado mental y alteraciones de demás órganos demostrados a nivel de laboratorio tales como hiperbilirrubinemia, acidosis, lactato alto, coagulopatía y trombocitopenia. La referencia para la evaluación del daño multiorgánico y la importancia pronóstica relacionada es el puntaje de la Evaluación secuencial de insuficiencia orgánica (SOFA), que predice la mortalidad en la UCI en función de los resultados de laboratorio y los datos clínicos1.

Shock séptico

El shock séptico se asocia con un aumento de mortalidad. En él están presentes alteraciones circulatorias, celulares y/o metabólicos. Ya que los pacientes generalmente sufren de hipotensión persistente a pesar de la reanimación volumétrica, se requiere la administración de vasopresores para mantener una presión arterial media (PAM) ≥ 65 mmHg1.

La manifestación clínica completa aún no está clara, ya que los síntomas informados varían de leves a severos, y algunos casos incluso resultan en la muerte. Los síntomas más comúnmente reportados son fiebre, tos, mialgia o fatiga, neumonía y disnea complicada, mientras que los síntomas menos comunes incluyen dolor de cabeza, diarrea, hemoptisis, secreción nasal y tos que produce flema. Los casos que causaron la muerte fueron principalmente pacientes de mediana edad y ancianos con enfermedades preexistentes (cirugía tumoral, cirrosis, hipertensión, enfermedad coronaria, diabetes y enfermedad de Parkinson). Las pautas de definición de caso mencionan los siguientes síntomas: fiebre, disminución de linfocitos y glóbulos blancos, nuevos infiltrados pulmonares en la radiografía de tórax y ninguna mejora en los síntomas después de 3 días de tratamiento con antibióticos4.

El riesgo de COVID-19 es mayor en personas mayores, niños y pacientes que tienen otros problemas de salud como enfermedades pulmonares, enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer. Es importante mencionar que no es necesario tener COVID-19 si se observan estos síntomas porque este tipo de síntomas también se observan en el caso de otras infecciones por virus, excepto problemas de respiración y diarrea. Las condiciones patológicas del coronavirus incluyen un mayor recuento de quimiocinas, citocinas y leucocitos, y altos niveles de citocinas proinflamatorias en plasma y proteína C reactiva. Aumenta también el riesgo si existe dificultad para respirar, tos seca y una persona entra en contacto con un paciente con COVID-19 o viaja con el área afectada por COVID-19. En tal situación, la prueba clínica para COVID-19 es imprescindible. Sin embargo, algunas personas se recuperan fácilmente, mientras que otras pueden tomar un tiempo dependiendo de las condiciones de salud y la edad de los pacientes 11.

DIAGNÓSTICO

Prueba de ácido nucleico

La principal preocupación relacionada con la prueba de ácido nucleico son los falsos negativos. Para resolver el problema de la baja eficiencia de detección, se han inventado algunas pruebas de diagnóstico rápidas mejoradas de ácido nucleico viral. En particular, se ha desarrollado con éxito un documento de prueba de ácido nucleico, que se puede utilizar para la detección rápida de SARS-CoV-2 con la observación a simple vista en tres minutos1,12.

Diagnóstico serológico

Se ha demostrado que los pacientes con infección por SARS-CoV-2 poseen respuestas serológicas agudas. Combinados con inmunocromatografía, oro coloidal y otras tecnologías, se han desarrollado rápidamente reactivos de detección relevantes13,14.

Tecnología de imagen

La radiografía de tórax o TC es una herramienta importante para el diagnóstico de COVID-19 en la práctica clínica. La mayoría de los casos de COVID-19 tienen características similares en las imágenes de TC, incluida la distribución bilateral de sombras irregulares y la opacidad del vidrio esmerilado. La Inteligencia Artificial (IA) puede interpretar con precisión las imágenes de TC de los casos sospechosos de la nueva corona dentro de los 20 s, y la tasa de precisión de los resultados del análisis ha alcanzado el 96%, mejorando en gran medida la eficiencia del diagnóstico. Esta técnica ya se está utilizando en la práctica clínica15.

La mayoría de los países están haciendo uso de la información tanto clínica como epidemiológica para determinar cuál es la prueba diagnóstica que se debe realizar.

Hay factores que ayudan a tomar esta decisión. Es necesario tener en cuenta a aquellas personas que han tenido contacto con una persona con COVID-19 confirmado o aquellas personas con hayan estado en zonas geográficas consideradas de riesgo por ser focos de infección1.

La OMS recomienda realizar el diagnóstico a través de muestras obtenidas del tracto respiratorio superior e inferior, esputo, aspirado endotraqueal o aspiración broncoalveolar. El almacenamiento de las muestras debe de realizarse mediante medidas especiales a 4ºC. Se recomienda repetir la prueba en el caso de que en el laboratorio se confirme la prueba como positiva para COVID-191.

La detección rápida y precisa de COVID-19 es crucial para controlar los brotes en la comunidad y en los hospitales9.