Revistas / Obesidad: El reto de la salud pública / Balón Gástrico En El Tratamiento De La Obesidad Mórbida



Balón Gástrico En El Tratamiento De La Obesidad Mórbida


Nazaret Vico Moya

Enfermera graduada por la Universidad de Salamanca.

La obesidad se ha convertido en unas de las principales enfermedades del siglo XXI.

Los factores que causan la obesidad son múltiples, se puede decir que son debidos a factores socioculturales, conductuales, a la demografía, biológicos y a la no realización de actividad física. Este trabajo se centra en un tratamiento para la obesidad como es el balón gástrico. Se ha elegido el estudio de este tratamiento debido a que en la última encuesta de salud realizada en España, ha habido un aumento significativo de personas con obesidad mórbida.


El objetivo general ha sido buscar y analizar la información sobre la técnica del balón gástrico tanto en el panorama nacional como en el internacional. Esta técnica tiene unas características de idoneidad en lo que respecta al tipo de paciente, se aconseja la colocación del balón gástrico a aquellos cuyo IMC sea superior a 30, y a los que tengan un IMC entre 25-30 que por la patología asociada que tengan precisen este tipo de tratamiento.


Está demostrado que se trata de una técnica simple y segura, con numerosas ventajas, pero que al ser una técnica invasiva tiene sus riesgos.

DEFINICIÓN DE BALÓN GÁSTRICO

El balón gástrico es un dispositivo de silicona que se introduce en el estómago del paciente. Tiene una capacidad de 400 a 900 cc dependiendo del fabricante, al llenarse toma la forma de un “balón” o “globo” perfectamente redondo. Esto provoca una sensación de saciedad disminución del apetito. Por lo consiguiente provocará en el paciente una pérdida progresiva del peso.2,3.

CARACTERÍSTICAS

El balón gástrico como ya se ha mencionado anteriormente está hecho de silicona4 y al llenarlo de solución salina adquiere una forma esférica. Tienen una válvula unidireccional que permite que un catéter colocado en la parte externa se pueda remover después de que se cierre dicha válvula, lo que hace que el balón pueda flotar en el estómago.5,6


Hay un modelo de balón que lleva un catéter de colocación, es decir una guía metálica en su interior. Esta guía le da rigidez para facilitar su colocación en la cavidad gástrica.6

ASPECTOS TÉCNICOS

Inserción del balón gástrico 7,9

  • En primer lugar hay que preparar al paciente para la endoscopia. Se colocará en decúbito lateral izquierdo. Posteriormente el anestesista preparará la sedación, la bibliografía encontrada recalca la aplicación de xilocaína en formato de espray en la orofaringe y la sedación se ha de realizar con fármacos intravenosos.
  • Se debe de realizar una exploración previa de la cavidad esofágica, estomacal y duodenal, para descartar cualquier patología orgánica que contraindique la técnica.
  • Retirar el endoscopio sin dañar las cavidades previamente mencionadas.
  • Si no se encuentran contraindicaciones, introducir el balón gástrico en la cavidad gástrica.
  • Volver a insertar el endoscopio simultáneamente mientras se mantiene el balón gástrico donde previamente se ha colocado. Observar si este ha pasado el esfínter esofágico interior y se encuentra en la cavidad gástrica bien colocado para evitar complicaciones.
  • Retirar la guía metálica que lleva incorporada el tubo de inserción del balón.
  • Conectar al catéter de dos vías una jeringa de 60 mL. Siempre teniendo en cuenta que no se debe generar altas presiones en la válvula.
  • Se llena el balón con solución salina y azul de metileno, la cantidad se elegirá dependiendo de la complexión del paciente.
  • Se succiona de 2,5 a 5 mL de aire, creando de esta forma un vacío dentro del sistema, esto hace que cierre la válvula del balón gástrico y evita que la solución inyectada refluya al conector.31 Si se da el caso de que refluya el líquido y la cantidad es mayor de 5mL se debe de reemplazar el dispositivo por fallo en la válvula del cierre.
  • Mediante un efecto de vacío se debe de llenar la válvula del balón,
  • Remover de manera cuidadosa el tubo de inserción del balón gástrico.
  • Observar si el balón flota libremente en la cavidad gástrica y no presenta fuga de la solución inyectada, bajo la visión endoscópica directa.
  • El tiempo medio para su introducción y posicionamiento en la cavidad son unos 15 minutos.

Por último, se debe monitorizar al paciente.