Revistas / NPunto Volumen IV. Número 43. Octubre 2021 / LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO: ENFERMEDAD Y MANEJO DEL DOLOR ARTICULAR EN PACIENTES CON LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO

LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO: ENFERMEDAD Y MANEJO DEL DOLOR ARTICULAR EN PACIENTES CON LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO, NPunto Volumen IV. Número 43. Octubre 2021


LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO: ENFERMEDAD Y MANEJO DEL DOLOR ARTICULAR EN PACIENTES CON LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO

Mediavilla Álvarez, Elena Graduada en Enfermería. Hospital Vital Álvarez Buylla de Mieres del Área VII del Principado de Asturias.


RESUMEN

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune crónica compleja y cuyos principales síntomas se manifiestan con artritis y dolor articular, fatiga, eritema malar, úlceras orales, fotosensibilidad, serositis, osteoporosis, desordenes renales, inmunológicos sanguíneos. Con los avances en la medicina y los tratamientos esta enfermedad se considera crónica pero no mortal como tal, aun que bien es cierto que la gravedad dependerá de la afectación y la sensibilidad que tenga el paciente hacia la enfermedad. En este trabajo se definirá la enfermedad y sus características, identificaremos los diversos síntomas y se tratará a fondo la esfera del tratamiento de la clínica de la enfermedad, haciendo especial hincapié en el dolor articular y las recomendaciones que debería seguir el paciente con lupus eritematoso sistémico para tener una calidad de vida aceptable que le permita realizar una vida con normalidad.

Palabras clave: lupus eritematoso sistémico, anticuerpos, autoinmunidad, respuesta inflamatoria, antígenos, autoanticuerpos, tratamiento, antipalúdicos, dolor articular, artritis, inflamación, dolor crónico.

 

ABSTRACT

Systemic lupus erythematosus is a complex chronic autoimmune disease and whose main symptoms are manifested with arthritis and joint pain, fatigue, erythema malar, oral ulcers, photosensitivity, serositis, osteoporosis, renal disorders, blood immunological. With advances in medicine and treatments this disease is considered chronic but not fatal as such, although it is true that the severity will depend on the involvement and sensitivity of the patient to the disease. In this work the disease and its characteristics will be defined, we will identify the various symptoms and will thoroughly treat the area of treatment of the disease clinic, with special emphasis on joint pain and the recommendations that the patient with systemic lupus erythematosus should follow in order to have an acceptable quality of life that allows him to lead a normal life.

Keywords: systemic lupus erythematosus, antibodies, autoimmunity, inflammatory response, antigens, autoantibodies, treatment, antimalarials, joint pain, arthritis, inflammation, chronic pain.

 

OBJETIVO DEL TRABAJO

Los objetivos que se pretenden alcanzar con este trabajo son:

  • Ofrecer información sobre la enfermedad del lupus eritematoso sistémico en sus formas.
  • Describir los síntomas más comunes para los pacientes que sufren de la enfermedad de lupus eritematoso sistémico.
  • Aportar una información amplia del dolor articular en pacientes con lupus eritematoso sistémico.
  • Recoger información sobre los diversos tratamientos farmacológicos y no farmacológicos del lupus eritematoso sistémico al igual que consejos para afrontar una buena calidad de vida en estos pacientes.

 

METODOLOGÍA

Para realizar esta revisión bibliográfica se llevó acabo la búsqueda de información en múltiples bases de datos como fue el caso de Medline, The Cochrane Library, PubMed, Google Académico o  SciELO entre otras. También se obtuvo información de revistas, páginas web y libros teniendo en cuenta un rango de antigüedad de los 5 últimos años y un periodo temporal desde 12 Julio hasta el 31 Agosto de 2018 para la elaboración de la bibliografía. Se obtuvieron un total de 40 citas bibliográficas para la composición de este trabajo. Finalmente se incluyó un filtro de búsqueda en cuanto el idioma para realizar la búsqueda de artículos en inglés y en español.

 

INTRODUCCIÓN

Se entiende comúnmente como enfermedad de lupus al trastorno del sistema inmunológico que afecta a las articulaciones, la piel, los riñones, la sangre u otras partes del cuerpo y forma parte de las denominadas enfermedades autoinmunes (1). Primeramente, enfermedades autoinmunes (EAI) son aquellas entidades de etiología desconocida que tienen un posible origen común y cuya patología varía en función al sistema o al órgano afectado. Se pueden definir como síndromes clínicos causados por células B y/o T en ausencia de causa evidente que justifique su presencia. De esta manera, al considerar al lupus como una EAI, es lógico considerar que el sistema inmunológico produce anticuerpos que atacan a los tejidos del propio cuerpo (2).

 

PREVALENCIA E INCIDENCIA DEL LUPUS

Epidemiológicamente hablando y según la revisión de varios artículos, el lupus tiene mayor incidencia en el sexo femenino, raza negra y presentándose en su mayoría en pacientes con un rango de edad de entre 15 y los 40 años, coincidiendo con los picos de fertilidad. Bajo esta premisa, podemos decir que el factor estrogénico es un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad.

La incidencia y prevalencia del lupus varía según la población, la edad y el año en el que se realiza. En estudios recientes realizados en Estados Unidos la incidencia oscila entre 1.8 y 7.6 casos por 100.000 habitantes. También se pudo observar en cuanto a la prevalencia, un aumento desde África hacia Europa, estableciéndose la conocida como “hipótesis de gradiente de prevalencia”. (2, 3, 4).

En cuanto a los datos aportados por la Fundación Española de Reumatología,  esta enfermedad afecta principalmente a mujeres y pese a que la enfermedad se puede presentar a cualquier edad, lo más frecuente es que se inicie durante la juventud siendo el diagnostico de la enfermedad un factor muy importante para su correcto tratamiento y mejor manejo de sus síntomas. (5)

Existe una evidencia de prevalencia de unos 10 casos de lupus por 100.000 habitantes según un estudio EPISER realizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER) en cuanto a la prevalencia e impacto de las enfermedades reumáticas. (6)

 

CLASIFICACIÓN DE LA ENFERMEDAD DE LUPUS

Atendiendo a las diferentes formas posibles de presentación, el lupus puede clasificarse en los siguientes tipos (1, mas el articulo de lupus generalizado http://espanol.arthritis.org/espanol/disease-center/lupus/):

  • LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO (LES) (Tabla 1.):
    • Se considera el tipo más común de lupus y su relevancia varía según su gravedad. Los síntomas que puede presentar un paciente con LES son generalmente, dolor articular, fatiga, alopecia, fotosensibilidad, fiebre, eccemas y problemas renales.
  • LUPUS ERITEMATOSO CUTÁNEO (LEC):
    • Con predominio de patología en la piel, el lupus eritematoso cutáneo cursa con erupciones cutáneas de tipo sarpullido, alopecia, fotosensibilidad o inflamación en los vasos sanguíneos de la piel (proceso conocido como vasculitis). A su vez el lupus eritematoso cutáneo puede clasificarse en (Figura 1.):
      • Lupus Eritematoso Discoidal: Afecta principalmente a la piel. Las lesiones producidas por este lupus son características; rojas, con relieve y escamosas. Suelen ser indoloras pero en estos pacientes pueden presentarse cicatrices o decoloración permanente en las zonas donde se les haya generado dichas lesiones.
      • Lupus Eritematoso Cutáneo Subagudo (LECS): Caracterizado por brotes de lesiones simétricas en áreas fotoexpuestas (escote, zona alta de la espalda, hombros, brazos o manos), en las que no se presentan cicatrices postlesionales. A diferencia del lupus eritematoso agudo y el lupus discoide, el LECS no afectará nunca a la zona de la cara.
      • Lupus Eritematoso Cutáneo Agudo (LECA): Clínicamente hablando, el lupus cutáneo agudo se puede considerar LES en el 100% de los casos. Como manifestación típica de LECA encontramos el eritema “en alas de mariposa” (Figura 1), el cual aparece en el 50% de los pacientes que presentan lupus. Consiste en la aparición de máculas o placas infiltradas que confluyen sobre las mejillas y dorso de la nariz respetando los surcos nasolabiales. Esta lesión no es exclusiva de la cara, en ocasiones puede extenderse hacia la frente o hacia el escote.
  • LUPUS MEDICAMENTOSO (SECUNDARIO):
    • Se conoce como lupus medicamentoso o lupus secundario, a aquel que se produce a consecuencia de la administración de un fármaco, generalmente en aquellos para tratar enfermedades crónicas: hipertensión, epilepsia o artritis reumatoide.
  • LUPUS NEONATAL:
    • Es un caso poco frecuente de aparición de enfermedad de lupus en hijos de mujeres con la misma enfermedad. Se produce debido a la transferencia de anticuerpos maternos al feto. En su mayoría los síntomas desaparecen aproximadamente después de seis meses. Padecer lupus neonatal no implica el desarrollo futuro de lupus. En mujeres identificadas como de alto riesgo, se pone en marcha un tratamiento para el bebé con el fin de disminuir los síntomas ya se antes o después del nacimiento de este.

SIGNOS Y SÍNTOMAS DEL LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO

ALOPECIA: Caída del pelo

 

FIEBRE

 

DOLOR DE CABEZA

 

ÚLCERAS BUCALES

 

 

CUTÁNEOS

 

  • Eritema malar
  • Lupus discoide

 

 

CARDIOVASCULARES

  • Hipertensión arterial
  • Pericarditis
  • Miocarditis
  • Endocarditis
  • Infarto

 

GASTROINTESTINALES

  • Pancreatitis
  • Hepatitis
  • Isquemia intestinal

 

 

SANGRE

  • Anemia
  • Plaquetas y leucocitos bajos
  • Trombosis
  • Vasculitis

 

MÚSCULOS Y ARTICULACIONES

  • Dolor muscular
  • Dolor en las articulaciones
  • Artritis

 

RIÑONES

  • Insuficiencia renal
  • Sangre en orina
  • Orina muy espumosa

 

PULMONES

  • Pleuritis: inflamación de la pleura
  • Neumonitis: inflamación del pulmón
  • Embolia pulmonar
  • Hemorragia pulmonar

Tabla 1: Signos y síntomas generales del lupus eritematoso sistémico.

 

ETIOLOGÍA DE LA ENFERMEDAD

Como ya hemos mencionado anteriormente, el término “lupus” es utilizado habitualmente refiriéndose al lupus eritematoso sistémico (LES), en el cual centraremos  el resto de nuestro trabajo.

La causa de la enfermedad es desconocida (a excepción del lupus medicamentoso) aunque es cierto que los factores hereditarios, hormonales y medioambientales tienen importancia en el desarrollo del lupus.

El LES es el prototipo de EAI no-órgano específicas, es decir una enfermedad autoinmune sistémica la cual puede afectar varios órganos del cuerpo. Está caracterizada por la aparición de un proceso inflamatorio crónico y daño en diferentes órganos y sistemas ocasionado por el depósito de complejos inmunes y activación del sistema del complemento. El sistema inmune innato es la primera línea de defensa inmunológica en las infecciones. No es especifica de antígeno y carece de memoria, es decir que su respuesta no es guardada para sucesivas exposiciones. Esta inmunidad es capaz de diferenciar los denominados “patrones moleculares asociadas a patógeno” a través de receptores para establecer una respuesta inmune (2).

Pero pese a que la causa del LES sea aún incierta, en recientes estudios se ha mostrado especial relevancia al papel que desempeñan los linfocitos B en esta enferrmedad, ya que por medio de mutaciones de estos se producen secuencias erróneas que modifican su función.

Figura 1: Eritema "alas de mariposa".

El lupus produce un trastorno inmunológico a consecuencia de la producción de anticuerpos conocidos como autoanticuerpos, que reaccionan ante las células, tejidos y órganos propios, dañándolos en lugar de actuar frente a las sustancias invasoras. Los autoanticuerpos más conocidos y más frecuentemente producidos son los denominados ANAs (anticuerpos antinucleares) estando presentes en el 95% de los pacientes. Otros anticuerpos que pueden aparecer en las serologías de los pacientes con lupus son los anticuerpos anticromatina. Estos se encuentran en el 75% de los pacientes y en el 100% de los pacientes con lupus inducido por medicamentos, aunque bien es cierto que no son específicos de esta enfermedad, también se pueden presentar en pacientes con hepatitis autoinmune tipo I. Finalmente otros de los muchos anticuerpos que pueden aparecer en esta enfermedad son los anticuerpos contra el citoplasma del neutrófilo (ANCAs). Los ANCAs se han encontrado en el 16% de los pacientes con LES y se asocian principalmente a serositis, trombosis venosa y artritis (1, 2).

 

MECANISMO PARA INDUCCIÓN Y AMPLIFICACIÓN DE LA AUTOINMUNIDAD EN LES