Revistas / NPunto Volumen III. Número 32. Noviembre 2020 / EFECTIVIDAD DEL KINESIO TAPING EN LAS LESIONES DEL LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

EFECTIVIDAD DEL KINESIO TAPING EN LAS LESIONES DEL LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR, NPunto Volumen III. Número 32. Noviembre 2020


EFECTIVIDAD DEL KINESIO TAPING EN LAS LESIONES DEL LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

Mouh Dris, Rumaisa Diplomada en fisioterapia. Murcia.


RESUMEN

El ligamento cruzado anterior (LCA) es el ligamento que se lesiona con mayor frecuencia y se trata de uno de los principales ligamentos que proporcionan estabilidad mecánica de rodilla. El objetivo principal de la rehabilitación después de la cirugía es restaurar la función de la rodilla mediante aumento del control neuromuscular. Los efectos hipotéticos del Kinesio Taping incluyen reducción del dolor, facilitación o inhibición de la fuerza muscular, y aumento del rango de movimiento, clave para la rehabilitación tras una lesión del LCA. En esta revisión se ha buscado investigaciones publicadas en las bases de datos PUBMed y ScienceDirect que analizan la efectividad del Kinesio Taping como tratamiento en lesiones de ligamento cruzado anterior.

De un total de 28 resultados encontrados, 15 han sido incluidos en este estudio. De éstos, 4 estudiaban la efectividad tras la rotura del LCA sin haberse llevado a cabo la intervención quirúrgica, y 11 la efectividad tras la reconstrucción del ligamento cruzado anterior.

Tras analizar los resultados, se concluye que la aplicación de este tipo de vendaje no parece producir resultados en la estabilidad de la rodilla aunque parece tener un efecto positivo en la propiocepción de los pacientes con rotura del LCA. No hubo consenso en los resultados obtenidos en la mayoría de los parámetros analizados en pacientes que han sido sometidos a una reconstrucción del LCA. Sólo hubo unanimidad en cuando a mejoras significativas en la reducción del edema con la aplicación linfática. Respecto a la reducción del dolor y el aumento de la fuerza en cuádriceps, no hubo consenso en los resultados obtenidos por los estudios seleccionados al aplicar Kinesio Taping.

Lo que sí parece según los resultados de algunos estudios es que puede disminuir los tiempos de recuperación, por lo que parece ser una herramienta útil que se puede incorporar al resto de técnicas durante la rehabilitación tras la reconstrucción del ligamento cruzado anterior.

Palabras clave: Kinesio Taping, rotura, reconstrucción, ligamento cruzado anterior.

 

ABSTRACT

The anterior cruciate ligament (ACL) is the most frequently injured ligament and is one of the main ligaments that provide mechanical stability of the knee. The main goal of rehabilitation after surgery is to restore knee function by increasing neuromuscular control. The hypothetical effects of Kinesio Taping include reducing pain, facilitating or inhibiting muscle strength, and increasing range of motion, which is key to rehabilitation after ACL injury.

This review has searched for research published in the PUBMed and ScienceDirect databases that analyze the effectiveness of Kinesio Taping as a treatment in anterior cruciate ligament injuries.

Of a total of 28 results found, 15 have been included in this study. Of these, 4 studied the effectiveness after ACL rupture without surgical intervention, and 11 the effectiveness after reconstruction of the anterior cruciate ligament.

After analyzing the results, it is concluded that the application of this type of bandage does not seem to produce results in knee stability, although it seems to have a positive effect on the proprioception of patients with ACL rupture. There was no consensus on the results obtained in most of the parameters analyzed in patients who have undergone ACL reconstruction. There was only unanimity regarding significant improvements in the reduction of edema with lymphatic application. Regarding pain reduction and increased strength in quadriceps, there was no consensus on the results obtained by the selected studies when applying Kinesio Taping.

The results of some studies suggest that it can reduce recovery times, so it seems to be a useful tool that can be incorporated into other techniques during rehabilitation after reconstruction of the anterior cruciate ligament.

Key words: Kinesio Taping, rupture, reconstruction, anterior cruciate ligament.

 

INTRODUCCIÓN

LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

El ligamento cruzado anterior (LCA) es el ligamento que se lesiona con mayor frecuencia y se trata de uno de los principales ligamentos que proporcionan estabilidad mecánica de rodilla, controlando la traslación anteroposterior y movimientos de rotación, jugando un papel clave en la estabilidad neuromuscular, ya que está involucrado en la retroalimentación sensorial del movimiento articular, contribuyendo así a la propiocepción (Figura 1).

 

Lesión del ligamento cruzado anterior (LCA): MedlinePlus ...

Figura 1. Ligamento cruzado anterior normal y lesionado.

 

Los mecanoreceptores del ligamento cruzado anterior y ligamento cruzado posterior llevan información sobre el rango medio de la articulación de la rodilla, mientras que los mecanoreceptores de la cápsula articular llevan información sobre final del rango (extensión completa y flexión completa de rodilla) al cerebro.

La propiocepción incluye las vías aferente y eferente del sistema somatosensorial que controla reflejos y tono muscular de músculos, tendones y articulaciones.  La inervación eferente es dada por fibras nerviosas que penetran el ligamento cruzado y se basa en mecanorreceptores aferentes ubicados en articulaciones periféricas, músculos y piel. En el LCA, representan entre 1 y 2% del volumen.

 

LESIÓN DEL LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR
Factores de riesgo

El LCA se ve afectado en más del 50% de las lesiones de ligamentos. A su vez, la mayoría de las roturas del ligamento cruzado anterior (LCA) se producen por lesiones no traumáticas. Estas lesiones se presentan con mayor frecuencia en mujeres.

Valderrama-Treviño et al (2018) mencionan la existencia de factores de riesgo que pueden predisponer a una ruptura del ligamento cruzado anterior, factores externos, anatómicos, hormonales, neuromusculares, posturales y algunos movimientos específicos:

  • Externos: la fricción y la resistencia aumentada entre el calzado y el suelo incrementan el riesgo de lesiones; sucede del mismo modo en lugares con pasto alto o pasto artificial.
  • Anatómicos: el índice de masa corporal es el único riesgo anatómico modificable. En las mujeres las proporciones comparadas con los hombres son menores, lo que provoca menor cantidad de fibrillas de colágeno, que a su vez induce menor rigidez, esto las predispone a mayor incidencia de lesión.
  •  Hormonales: las fluctuaciones hormonales del ciclo menstrual pueden afectar las propiedades mecánicas del ligamento cruzado anterior. En la fase preovulatoria aumenta el riesgo de sufrir una lesión del ligamento, ya que las células de éste contienen receptores de hormonas, los cuales afectan la tensión del ligamento. Se ha demostrado que las hormonas sexuales pueden disminuir la coordinación provocando efectos desfavorables.
  • Neuromusculares: en el control neuromuscular normal existen restricciones dinámicas que responden a un estímulo sensorial y las lesiones de ligamento cruzado anterior provocan una disminución del mismo.
  • Posturales: las posiciones específicas del cuerpo pueden provocar lesiones de ligamento cruzado anterior.
  • Movimiento: cuando se superan los ángulos normales de movimiento de la rodilla se aumenta el riesgo de sufrir una lesión de ligamento cruzado anterior.

El estudio de Álvarez et al (2018), por otro lado, propone que el mecanismo de lesión se ve influido tanto por factores anatómicos del paciente como por factores dinámicos (Tabla 1).

Factores anatómicos

  • Escotadura intercondílea
  • Morfología del platillo tibial
  • Morfología de la cadera

Factores dinámicos

  • Contracción del cuádriceps
  • Valgo
  • Fuerza de reacción del piso y fuerza de compresión
  • Rodilla
  • Cadera, tronco y tobillos

Tabla 1: Modificadores del mecanismo lesional del LCA.

 

Mecanismo lesional

El mecanismo de la lesión del LCA puede darse por traumatismo directo de alta energía, pero más comúnmente se puede producir en un movimiento de baja energía donde se produce un máximo estiramiento del tendón. Este mecanismo habitualmente está en relación con cambios de dirección, saltos o freno brusco y generalmente se produce en la práctica de deporte, destacando el fútbol, esquí, baloncesto, tenis, rugby entre otros.

Álvarez et al (2018) explican que en la bibliografía actual se describen diferentes mecanismos posibles. Basándonos en la evidencia, en las bases teóricas y anatómicas, desarrollaremos una posible cascada patológica de lesión del LCA en situaciones de no contacto.

Según este estudio, el mecanismo lesional involucra no sólo a la rodilla sino a la posición del cuerpo del atleta al momento de la desaceleración. En situaciones de juego en las que el deportista no sufre una lesión, al desacelerar, la cadera se flexiona paulatinamente acompañando la flexión de rodilla y pasa de una rotación externa y abducción a una rotación interna, absorbiendo la fuerza de reacción del piso a medida que se flexiona. Esta posición atlética, con inclinación del tronco hacia adelante, acompañado de flexión de caderas y rodillas tiene una función de protección sobre las estructuras ligamentarias de la rodilla.

La situación de lesión involucra dos jugadas habituales en la actividad deportiva: la caída a una pierna de un salto y el desmarque o cambio de dirección. En ambas se producen una desaceleración brusca que se traduce en una carga axial articular en respuesta a la fuerza de reacción del suelo (Figura 2).

 

Figura 2. Situación de lesión en la que (a) el jugador posiciona el pie lejos de su centro de gravedad, por delante del cuerpo (b) con tilt homolateral del torso sobre el lado afectado con colapso en valgo de rodilla (c) luego de la lesión del LCA en la posición final en valgo y rotación externa.

 

Los autores teorizan que en las situaciones de lesión, la cadera queda bloqueada en una posición invariable durante 100 milisegundos. Se piensa que la causa de este bloqueo podría ser una debilidad de los abductores, una activación tardía de cuádriceps/isquiotibiales o una disminución del rango de movilidad de cadera. Debido a este bloqueo, al momento del contacto inicial con el piso, la cadera permanece en una posición sostenida o incluso se extiende por activarse primero los glúteos. Esta posición determina que el tronco esté extendido con inclinación posterior. Esta postura impide la flexión progresiva de la rodilla, la cual asociada a la falta de activación muscular, queda en una posición de flexión mínima, estabilizada únicamente por las estructuras ligamentarias. En este punto la fuerza de reacción del piso produce una carga axial.

Esta fuerza, al actuar sobre el platillo externo, convexo y con mayor inclinación posterior determina el colapso articular en valgo, tensa el LCM y origina una compresión en el compartimento lateral. Así se produce la luxación posterior del cóndilo lateral, generando una rotación externa femoral e interna tibial.

Los estudios destacan que el valgo asociado a la rotación interna son la combinación que mayor tensión genera en el LCA. Cuando la fuerza que es capaz de tolerar el ligamento es superada, éste sufre su ruptura. Se calcula que esto sucede en los primeros 30 a 50 milisegundos desde el contacto con el suelo. Sin el LCA y favorecido por la tracción anterior del cuádriceps, se produce la traslación anterior tibial con la respectiva luxación a posterior del cóndilo interno. Al reducirse el cóndilo externo con el interno luxado se genera una rotación externa tibial e interna femoral, produciendo el valgo y rotación externa que son exagerados por el gesto deportivo de cambio de dirección. Esta luxación a posterior del cóndilo externo y el impacto que genera con la meseta tibial externa al reducirse, podrían explicar la localización del edema óseo femorotibial que se observa como signo secundario de lesión del LCA.

Hay que tener en cuenta, además, que las lesiones combinadas de LCA y meniscos se ven con mucha frecuencia en la rodilla con lesión aguda.

Por otro lado, el aumento de la participación femenina en deportes que tienen un alto riesgo de lesión de LCA ha llevado a algunos investigadores a investigar las razones por las cuales la incidencia de lesión de LCA es al menos cuatro veces mayor en las mujeres. Entre las razones citadas destaca un control neuromuscular más pobre, que contribuye al déficit de propiocepción. Esta ha sido denominado "desequilibrio neuromuscular dinámico" y puede constar de tres partes: la primera es la tendencia de las mujeres a tener un patrón de dominancia del ligamento (valgo dinámico), la segunda es el desequilibrio del cuádriceps dominante, en el que las deportistas activan sus extensores de rodilla preferentemente sobre sus flexores de rodilla para estabilizar su rodilla, lo que acentúa y perpetúa los desequilibrios de fuerza y ​​reclutamiento entre estos músculos, y el tercero es la dominancia del miembro dominante, que es el desequilibrio entre la fuerza muscular y reclutamiento en extremidades opuestas, con la extremidad no dominante a menudo teniendo los músculos isquiotibiales más débiles y menos coordinados.

Según Álvarez et al (2018), la situación de juego en la que se  produce la lesión sin contacto del LCA, se enfoca en dos escenarios que involucran la desaceleración brusca: el desmarque y las caídas a una pierna durante el salto. Las dos situaciones producen una desaceleración que genera una carga axial con colapso en valgo y rotación que llevan al fracaso ligamentario. Durante el aterrizaje, la carga axial está originada por la caída y la fuerza de reacción del piso, mientras que en el desmarque, la carga la genera el tronco al continuar su movimiento hacia adelante durante la desaceleración con el pie fijo.

 

Clínica de la lesión

La clínica de la lesión nos puede presentar: sensación de crujido en la rodilla, impotencia funcional, imposibilidad para el apoyo de la extremidad lesionada, inflamación articular de rápida aparición y dolor importante que obliga a la persona a dejar de realizar la actividad.

La valoración de la lesión (Figura 3) se realiza mediante maniobra de cajón anterior de la rodilla, donde un desplazamiento mayor al 30% en la parte anterior es sugestivo de rotura del LCA. La confirmación del diagnóstico se debe realizar mediante una Resonancia Magnética.

También se sabe que la lesión puede ocasionar que se desarrolle regulación compensatoria en la cadera y en el músculo extensor del tobillo y que disminuya la función de los músculos extensores de la rodilla

 

Figura 3. Maniobras de exploración de la lesión del ligamento cruzado anterior.

 

Consecuencias de una lesión en el ligamento cruzado anterior

Van Melick et al (2016) defienden que una lesión del LCA causa desaferenciación parcial y altera la columna vertebral y el control motor supraespinal. La estrategia de cambios en el control motor puede revelar cambios en la propiocepción, control postural, fuerza muscular, movimiento y patrones de reclutamiento. Una lesión de LCA podría, por lo tanto, ser considerada como una disfunción neurofisiológica y no una simple lesión musculo-esquelética periférica.

Las fibras nerviosas en la proximidad de LCA son activadas cuando se produce la deformación del ligamento e influye en la actividad motora de los músculos alrededor de la rodilla. La capacidad de LCA para realizar propiocepción es directamente proporcional con el número de mecanoreceptores en LCA.

Una rotura de las fibras del ligamento puede causar daño en los mecanoreceptores presentes en la articulación, donde el número de mecanoreceptores gradualmente disminuye a partir del tercer mes después la lesión y solo quedan unos pocos nervios libres después del noveno mes.

El LCA tiene una vascularidad que va se empobreciendo de proximal a distal; esto explica por qué la atrofia se produce con gran velocidad al romperse en su inserción femoral; por ello es necesario repararlo lo más rápidamente posible.

 

Reconstrucción del LCA

La cirugía del ligamento cruzado anterior (LCA) es uno de los temas más estudiados en el campo de ortopedia y fisiología deportiva hoy. La reconstrucción del ligamento cruzado anterior es un tratamiento común para los deportistas después de una lesión de LCA.

Esta intervención quirúrgica tiene como objetivo restaurar la función del LCA disfuncional lesionado y la estabilización de la articulación de la rodilla. Varios tipos de autoinjertos y aloinjertos se han utilizado para la reconstrucción de ACL. El tendón rotuliano y tendón isquiotibial son los son los autoinjertos usados con mayor preferencia.  Existen diversas técnicas y materiales de fijación que se utilizan para insertar los injertos de tendones isquiotibiales o rotulianos recogidos de la rodilla lesionada con la función del LCA (Figura 4). El éxito de la reconstrucción del LCA depende tanto en estabilidad mecánica como neuromuscular de la rodilla. La estabilidad neuromuscular ciertamente depende de lograr la propiocepción de la rodilla.

Figura 4: Reconstrucción del ligamento cruzado anterior.

 

A pesar de los avances en la rehabilitación de la reconstrucción del ligamento cruzado anterior, la tasa de retorno a la pre-lesión o al deporte competitivo en la población general es aproximadamente 45% a 60%. El miedo a la nueva lesión es la razón principal dada por los pacientes para no reanudar la actividad deportiva previa a la lesión. El miedo a una nueva lesión cobra mayor intensidad que el miedo a ceder o al dolor de rodilla. De hecho, existe una relación estadísticamente significativa entre la rotura del LCA tras una intervención quirúrgica y algunos factores de riesgo, como son el género masculino, mecanismo de lesión traumático asociado, presencia de lesiones condrales aisladas o de lesiones articulares en conjunto.

La restauración completa de la estabilidad neuromuscular es un proceso mucho más complejo. La pregunta crítica es si la reconstrucción del LCA proporcionaría una mejora en propiocepción de la rodilla. Los resultados en los estudios acerca de la propiocepción son contradictorios ya que uno de los factores determinantes más importantes es el tiempo después de la reconstrucción. Además de la recuperación física, también influye la respuesta psicológica (p. ej., miedo a volver a lesionarse) después de una reconstrucción del LCA.

Volver a jugar es el objetivo final de los programas de rehabilitación tras la reconstrucción del LCA. Para optimizar el resultado después de la rehabilitación, el entrenamiento neuromuscular debe agregarse al entrenamiento de fuerza. El entrenamiento neuromuscular se define como entrenamiento de la mejora de la respuesta motora inconsciente estimulando señales aferentes y mecanismos centrales responsables del control dinámico de las articulaciones. Estos ejercicios son diseñados para inducir cambios compensatorios en los patrones de activación muscular y facilitan la estabilidad dinámica de las articulaciones.

La debilidad de cuádriceps supone con frecuencia una barrera para la rehabilitación efectiva después de la lesión y reconstrucción del LCA. Puede conducir a una amplia gama de consecuencias importantes, que incluyen déficit de extensión, anormalidades de la marcha, atrofia de cuádriceps, función deficiente, inestabilidad dinámica, dolor de rodilla persistente y osteoartritis precoz. El fallo de activación de cuádriceps después de la reconstrucción del LCA no es simplemente un fenómeno local aislado relacionado con la atrofia. Más bien ha sido atribuido a la inhibición muscular artrógena (IAM), un proceso en el cual el fallo de activación de cuádriceps es causado por inhibición neural, lo que produce que el extensor de la cadera, incluyendo el músculo isquiotibial y el extensor plantar del tobillo aumenten su actividad para compensar la debilitada función extensora de la rodilla.

La lesión del LCA se considera problemática debido a la inestabilidad funcional residual y predisposición a lesiones meniscales, osteoartritis de inicio temprano y así como daño de los estabilizadores secundarios de rodilla.

Desde un punto de vista biomecánico, el LCA es la estructura pasiva principal que limita la traslación anterior de la tibia con respecto al fémur. Además, este ligamento juega un papel importante en la estabilización de la rodilla durante rotación; por lo tanto, el daño en el LCA a menudo se caracteriza por una sensación de inestabilidad que puede conducir a cambios significativos en la marcha.

La biomecánica del ligamento cruzado anterior es compleja, y la interrupción de este ligamento tiene efectos perjudiciales efectos. Además, incluso con la reconstrucción quirúrgica, la función biomecánica de un LCA intacto es difícil de duplicar. En el ligamento cruzado anterior la disrupción invariablemente resulta en alteraciones de la cinemática de la rodilla.

El objetivo principal de la rehabilitación después de la cirugía de reconstrucción del LCA es restaurar la función de la rodilla mediante aumento del control neuromuscular. Los cambios en la capacidad de ejercicio de los pacientes con rotura del LCA se han estudiado durante mucho tiempo, y la mayoría de los estudios mostraron cambios en el rendimiento, además de la propiocepción.

En el estudio de Katayama et al (2004) se redujo el rendimiento en pacientes con pobre sentido de la posición articular, y esta correlación fue más pronunciada cuando los sujetos fueron privados de información visual. Estos resultados sugieren que la capacidad de ejercicio disminuye con la función propioceptiva.

En busca de técnicas efectivas para mejorar la estabilidad articular, propiocepción y alineamiento, algunas intervenciones terapéuticas se han llevado a cabo, como el uso de vendajes, especialmente rígidos y elásticos.

 

KINESIO TAPE EN LAS LESIONES DE TEJIDOS BLANDOS

El Kinesio Taping (KT) es un vendaje adhesivo elástico de uso común (Figura 5). Los efectos hipotéticos del KT incluyen reducción del dolor, facilitación o inhibición de la fuerza muscular, y aumento del rango de movimiento. El fabricante afirma que el KT puede facilitar las contracciones musculares si se aplica desde el origen del músculo hasta su punto de inserción y que el KT puede inhibir las contracciones musculares si se aplica desde el punto de inserción hasta el origen del músculo.

Figura 5. Kinesio Taping.

 

Uno de los mecanismos propuestos es que el la fuerza de retroceso del KT puede transmitirse a la fascia. Esta fuerza puede ayudar en las contracciones musculares si la contracción y el KT tienen la misma dirección de tracción. Por el contrario, la fuerza de tracción puede debilitar las contracciones musculares. Si el KT y la contracción muscular tienen opuesto direcciones de tracción.

Otro mecanismo propuesto es que la capacidad del KT para retroceder puede estimular los mecanorreceptores cutáneos. Este efecto aumentaría la excitabilidad de la unidad motora y provocar un huso muscular reflejo si la dirección de tracción coincide con la dirección de contracción muscular. La fuerza de tracción del KT también puede estirar los órganos del tendón de Golgi si las direcciones de la tracción y la contracción muscular están en sentidos opuestos. En este caso, el KT inhibiría la contracción muscular. También se ha afirmado que debido a que el KT puede mantenerse en la piel durante 3 a 5 días, puede proporcionar un tratamiento prolongado.

Bridges (2018) defiende que a tensión precisa aplicada a una aplicación Kinesio Taping es de importancia crítica para obtener el resultado deseado.

Según este autor, no es suficiente "estirarlo un poco" antes de colocarlo sobre la piel. La consideración de la tensión de la venda con respecto al efecto deseado es un componente importante del método KT. Refleja el razonamiento clínico de un profesional y su intención de tratar o manejar una afección. Identifica por qué se ha elegido un tipo de aplicación específico para un cliente en particular. La tensión en la venda, su ´intención´ en el cuerpo y la reevaluación de si esta intención se ha logrado con la cinta, les permite a los profesionales reflexionar sobre cuán efectivos han sido con su evaluación e intervención.

La Kinesio Taping Association International (KTAI) ha determinado que se obtienen respuestas específicas de las siguientes tensiones:

  • 0-15%: aplicaciones linfáticas y dolorosas
  • 15-25%: alargamiento / relajación muscular. También es apropiado para restaurar la fuerza muscular cuando un músculo es corto y débil en las pruebas
  • 25-35%: fortalecimiento / facilitación muscular
  • 50-75%: técnicas de corrección mecánica
  • 75-100%: técnicas de ligamentos

Los porcentajes indicados anteriormente son la proporción del estiramiento disponible que tiene una tira de KT. No es la proporción de la longitud de la cinta en sí.

El KT puede aumentar la circulación sanguínea local en la zona de aplicación en pacientes con problemas musculoesqueléticos y circulatorios. También puede suprimir el dolor a través del mecanismo propuesto por la teoría de control de puerta. KT es capaz de proporcionar estimulación táctil. Esta estimulación puede provocar la activación de aferentes de fibras de gran diámetro, que cierran la puerta a las señales de dolor transmitidas por fibras aferentes de pequeño diámetro. Esta estimulación produce una disminución del dolor muscular y dolor musculoesquelético y mejora la fuerza muscular. Por otro lado, puede facilitar el fortalecimiento muscular transmitiendo una fuerza de tracción al músculo y la fascia.

Los hallazgos actuales sugieren que KT puede ser un agente ergogénico para recuperarse de la fatiga muscular de las extremidades inferiores.

A diferencia de otras intervenciones comunes para la recuperación de la fatiga, incluida la inmersión en agua fría, el KT puede ser mantenido en la piel mientras participa en actividades deportivas y puede proporcionar un tratamiento continuo para los músculos.

Algunos estudios concluyen que el uso facilitador de KT es eficaz para mejorar la fuerza muscular de las extremidades inferiores en poblaciones con fatiga muscular y enfermedades musculoesquelética crónicas en comparación con intervenciones mínimas. Para ello se recomienda que KT se aplique sólo a la musculatura agonista.

Sin embargo, afirman, el KT no se debería aplicar en la musculatura antagónica. Es probable que la aplicación de KT en músculos antagonistas pueda estimular los músculos antagonistas durante las contracciones voluntarias de la musculatura agonista dé como resultado la inhibición recíproca de la contracción agonista.

Aunque no hay suficiente evidencia de los efectos de KT en rendimiento funcional en poblaciones con afecciones musculoesqueléticas especiales (fatiga muscular, enfermedades musculoesqueléticas crónicas, y condiciones ortopédicas postoperatorias), algunos estudios afirman que la actividad EMG se puede cambiar con aplicación KT, y está influenciado por la tensión de la venda; especialmente con tensiones muy bajas (0% y 10%).

Algunos estudios como el de Konishi (2013) sugieren que la estimulación de la piel con el KT alrededor la rodilla podría contrarrestar la debilidad QF al atenuar la actividad aferente. En cuanto a la relación entre la entrada sensorial y la actividad de la neurona motora, parece ser que ese aporte sensorial de la piel alrededor de la articulación podría activar las neuronas motoras gamma para modular la actividad aferente y la misma entrada sensorial también podría activar indirectamente las neuronas motoras alfa. El método aplicado de aplicación del KT varía dependiendo del propósito: supresión del dolor, mejora de la circulación linfática, aumentando el rango activo de movimiento y mejora de la función muscular. Esto es necesario para evitar un aumento significativo de la presión hidrostática intraarticular, que contribuye a daños en las articulaciones, debido al estiramiento de la cápsula y sus ligamentos asociados. Bridges (2018) defiende que los distintos métodos de aplicación del KT según su finalidad son los siguientes:

  • Vendaje en “I”: la venda es una sola tira con extremo redondeado. La tensión terapéutica apropiada se enfoca dentro de la zona ´terapéutica´ directamente sobre el tejido objeto de tratamiento. (Figura 6).

Figura 6. Vendaje en “I.

 

  •  Vendaje en “Y”: la cinta se corta por la mitad con un ancla restante como un todo. Todos los bordes están redondeados. La tensión se aplica en cada cola sobre el tejido objeto de tratamiento (Figura 7).

Figura 7. Vendaje en “Y”

 

  • Vendaje en “X”: la venda se dobla por la mitad, se corta por la mitad en los extremos abiertos y el último componente de la venda se deja entero. Los bordes se redondean y la cinta se despliega tras las aplicaciones. La tensión se coloca en el centro de la X directamente sobre los tejidos objeto de tratamiento con cada uno de los cuatro extremos como un ancla (Figura 8).

Figura 8. Vendaje en “X

 

  • Corte en abanico: la cinta se corta a lo largo utilizando las líneas punteadas en el sustrato KT para guiarse, dejando un ancla común al final. Más dedos de cinta tendrán un impacto más superficial en el tejido (Figura 9).

Figura 9. Corte en abanico.

 

  • Corte en rejilla: la venda se dobla por la mitad y los dos extremos (anclajes) se alinean. Desde el extremo doblado, la venda se corta por la mitad usando la línea punteada en el respaldo para ayudar a cortar en línea recta cortando sólo hasta el ancla. Se pueden hacer cortes adicionales para reducir el tamaño de la cinta cortando nuevamente la longitud de la cinta utilizando las líneas punteadas como guía. Los bordes se redondean mientras la cinta se dobla. Al abrir la venda, se crean dos anclajes de tamaño idéntico. La tensión de la cinta terapéutica se aplica en la zona de la ´rejilla´ entre los dos anclajes (Figura 10).

Figura 10. Corte en rejilla.

 

La deficiencia en el control neuromuscular de la cintura pélvica puede causar un valgo dinámico exagerado de la rodilla que afecta la articulación de la rodilla y provoca lesiones en la rodilla, especialmente lesiones del LCA en los deportistas. Algunos estudios han demostrado que inmediatamente después de la aplicación de KT hubo una reducción en la deficiencia en el control neuromuscular así como una mejora significativa en la fuerza del glúteo medio (clave en la corrección del valgo de rodilla) también mostró una inmediatamente después del vendaje y se mantuvo incluso al tercer día.

Otros estudios, sin embargo, aseguran que el KT en pacientes con inhibición de cuádriceps, una de las complicaciones que aparecen en la lesión del LCA, no produjo ningún cambio en el reflejo H del vasto medial y en la relación de activación central de cuádriceps, ni la contracción isométrica voluntaria máxima. 

Con esto se deduce que, a pesar de la popularidad del Kinesio Taping, la literatura es limitada y la investigación que ha sido publicada es muy poco concluyente, con beneficios claros aún por ver.

 

Justificación

Las lesiones deportivas en la región de rodilla representan una de las más importantes en los deportes que requieren saltos, movimientos de pívot y gestos de carrera, los componentes que con mayor frecuencia se afectan son 7 los ligamentos de la rodilla, imposibilitando la normal realización del entrenamiento y competencia.

La investigación tiene una importancia científica en el aspecto que busca un tratamiento efectivo, para acelerar el proceso de curación y rehabilitación de las lesiones de LCA en deportista de alto rendimiento, sin perder su acondicionamiento físico, y evitando la pérdida de su nivel de competencia.

La intervenciones fisioterapéuticas son adecuadas como coadyuvantes en el tratamiento de lesiones deportivas, pero hay contradicciones en el hecho de que la técnica de Kinesio Taping favorece en la mecánica de la articulación, cuestionando que los estímulos sensoriales que produce mejoren la sensibilidad y respuesta propioceptiva de la rodilla, así como puedan facilitar el proceso de recuperación de una lesión y generar un sentido de seguridad para el paciente, lo que es fundamental en esta zona para permitir la realización temprana de ejercicios.

 

MÉTODO

Revisión sistemática tanto de estudios de investigación como de revisiones realizadas previamente referentes a la eficacia del vendaje neuromuscular “Kinesio Tape” en las lesiones producidas en el ligamento cruzado anterior.

Se han utilizado dos bases de datos para localizar todos los artículos científicos que se han analizado en esta revisión: PUBMed y ScienceDirect. La búsqueda se realizó durante los meses de abril y mayo de 2020.

Para ello, la estrategia de búsqueda fue usar los descriptores “Kinesio Tape”, “Kinesio Taping”, “Rupture”, y “Reconstruction” y “Anterior cruciate ligament”.

Con el fin de delimitar la búsqueda, se utilizaron conectores lógicos para combinar los descriptores de manera que se vean reflejados los criterios de inclusión para este estudio:

 

Kinesio Tape

AND

(Anterior*cruciate*ligament)

AND

(Reconstruction OR Rupture)

Kinesio Taping

AND

(Anterior*cruciate*ligament)

AND

(Reconstruction OR Rupture)

 

CRITERIOS DE INCLUSIÓN

Entraban dentro de los criterios de inclusión todos los artículos publicados entre 2010-2020 sin restricción del idioma que estudiaran la efectividad del vendaje neuromuscular “Kinesio Taping” en las distintas lesiones producidas en el ligamento cruzado anterior, en cuanto a parámetros como fuerza muscular, propiocepción y biomecánica.

 

CRITERIOS DE EXCLUSIÓN

Quedaban fuera de los criterios de inclusión todos los artículos que, a pesar de delimitar la búsqueda, estudiaban esta efectividad con otras patologías. También se excluyeron los artículos que estudiaban la efectividad de otro tipo de vendaje u órtesis en las lesiones del ligamento cruzado anterior, las revisiones que no presentaban ningún método de búsqueda para analizar sus estudios, los artículos que estudiaban esa efectividad en sujetos sanos. Se han excluido también los estudios de caso clínico de un solo sujeto así como aquellos artículos que estudiaban los efectos generales de la rehabilitación en pacientes con lesión en el ligamento cruzado anterior, aunque incluyera en sus estudios el Kinesio Tape, ya que no analizaban específicamente su efectividad. Por último, se han excluido los artículos en los que no se ha podido conseguir el texto completo para poder llevar a cabo un análisis objetivo de los resultados obtenidos.

 

ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA

La estrategia de búsqueda efectuada así cómo los resultados obtenidos en la misma, se pueden ver reflejados en el esquema (Figura 11). La búsqueda en la base de datos ScienceDirect aportó como resultado algunos de los artículos que cumplían los criterios de inclusión que se ya se encontraron en la base de datos PUBMed, por lo que no se han reflejado en la tabla para no duplicar resultados.

Para completar la revisión se efectuó una búsqueda en abanico a partir de los artículos seleccionados.

Figura 11: Estrategias de búsqueda.

 

RESULTADOS

Tras la búsqueda efectuada, se han encontrado un total de 15 artículos que se han podido incluir en este trabajo. Estos artículos se han extraído desde distintas fuentes (Figura 12).

Figura 12: Fuentes y artículos.

 

De estos artículos, 4 estudiaban el efecto del Kinesio Taping tras una rotura del ligamento cruzado anterior, tanto en la propiocepción con en la biomecánica de la rodilla durante la marcha y durante la realización del salto vertical; y 9 de ellos investigaron su eficacia tras la intervención quirúrgica de reconstrucción del ligamento cruzado anterior, analizando los parámetros de dolor, inflamación, propiocepción y fuerza muscular (Figura 13).

 

Figura 13. Resultados.

 

En primer lugar, se han analizado los estudios que investigan la efectividad del KT en la propiocepción y la biomecánica de la rodilla tras una rotura del ligamento cruzado anterior sin que se haya llevado a cabo la intervención quirúrgica. (Tabla 2).

Artículo

Muestra

Objetivo

Aplicación del vendaje

Método de investigación

Resultados

Boonkerd et al (2016) (26)

7 sujetos

 

Investigación del efecto del KT en el LCA en la mecánica de la articulación de la rodilla durante el salto vertical.

 

Se cortó una tira en forma de I de 30 cm. y se aplicó en la tuberosidad tibial al cóndilo medial y lateral del fémur con 75-100% de tensión para limitar la traducción anterior de la tibia. Para el grupo placebo se aplicó la misma técnica con una cinta de Kinesio sin tensión.

 

Realización del salto vertical con técnica de KT y con placebo sujetos con desgarros parciales de LCA. Los ángulos de pico y momentos articulares, así como el ángulo de la articulación de la rodilla en el contacto inicial se obtuvieron mediante el sistema de análisis de movimiento 3D.

 

El grupo experimental disminuyó levemente el ángulo y el momento pico de abducción de rodilla pico y el ángulo de la abducción de rodilla en contacto inicial, y la media del ángulo máximo de flexión de rodilla y el ángulo de flexión en contacto inicial aumentaron durante el salto vertical con la aplicación KT. Sin embargo, no hubo diferencias significativas entre las dos condiciones observadas (p> 0,05).

Artículo

Muestra

Objetivo

Aplicación del vendaje

Método de investigación

Resultados

Ogrodzka-Ciechanowicz K. et al (2020) (15)

31 sujetos.

 

Análisis biomecánico del ciclo de la marcha de pacientes con inestabilidad anterior de la rodilla en sujetos con rotura total del ligamento cruzado anterior.

 

Se usó una tira de KT en forma de “I”. Durante la aplicación, el paciente estaba acostado en posición supina con la rodilla afectada flexionada a aproximadamente 45 grados.

La base de la tira se aplicó sin tensión en la rodilla del sujeto a la altura del tendón rotuliano. Luego la venda se aplicó simétricamente en el lado medial y lateral, con un máximo del 75% de tensión, a lo largo del lado de la rodilla y subiendo en dirección a la cabeza del fémur. Durante la aplicación, se pidió a los pacientes que extienda la rodilla mientras el terapeuta aplica la tira en dirección cráneo-dorsal. Los últimos cinco centímetros de la tira se aplicó sin tensión tanto en el lado lateral como medial.

La herramienta de investigación fue un sistema de análisis de movimiento tridimensional BTS SMART.  La efectividad de KT en la rodilla con rotura del ligamento cruzado anterior se evaluó en función de los cambios angulares en el movimiento de la rodilla en tres planos de movimiento durante fases específicas del ciclo de la marcha.

Los resultados muestran que estadísticamente se observaron diferencias significativas en los valores angulares de la rodilla en el plano frontal en el momento del despegue. Sin embargo, el KT no afecta significativamente los valores angulares de la articulación en planos sagital y transversal de la extremidad afectada y sana durante las fases del ciclo de la marcha.

Artículo

Muestra

Objetivo

Aplicación del vendaje

Método de investigación

Resultados

Liu, Kai et al (2019) (27)

48 sujetos.

 

Evaluación sobre la propiocepción, equilibrio y rendimiento funcional en rotura de LCA sin tratamiento quirúrgico

KT se aplicó en forma de Y (con origen en cada lado de la rótula desde la tuberosidad tibial a la espina ilíaca antero-inferior) con 10% de tensión para inducir un efecto tonificante en el músculo cuádriceps. KT también se aplicó en forma de Y (desde la tuberosidad isquiática hasta el cóndilo medio tibial y la cabeza aspecto superior de del peroné) con 10% de tensión para inducir un efecto tonificante en el grupo muscular isquiotibial. Se aplicó una venda adicional sobre la tuberosidad tibial con 20% de tensión  en la zona dorsal.

La propiocepción, equilibrio y rendimiento funcional se evaluaron antes y 1 y 7 días después de la aplicación de KT usando la escala de Lysholm, desplazamiento anteroposterior de la tibia, prueba activa de reproducción de ángulo, prueba de equilibrio de excursión de estrella modificada y distancia de salto único.

KT resultó en mejoras significativas en la escala de Lysholm y la prueba de desplazamiento anteroposterior de la tibia en 1 día  (P <.001). Sin embargo, se mantuvieron déficits significativos en comparación con el lado saludable. A excepción de la dirección posterolateral en la prueba de equilibrio de excursión de estrella modificada, esos efectos se mantuvieron a los 7 días.

 

Bischoff L et al (2018) (28)

48 sujetos.

Evaluación un efecto de apoyo sobre la propiocepción después de la aplicación de KT en la rotura del LCA.

 

KT se aplicó en forma de Y con un 50% de tensión para inducir un efecto inhibitorio en el músculo cuádriceps, así como un efecto tonificante en la musculatura isquiotibial. Se aplicó una venda adicional sobre la tuberosidad tibial.

En todos los pacientes, se realizó un análisis de la marcha en la pierna afectada antes y después de la aplicación de KT. Además, se determinaron la escala IKDC y la de Lysholm, la estabilidad usando el Rolímetro y la prueba de reproducción angular.

 

Se lograron mejoras significativas en la articulación de la rodilla afectada para los parámetros de análisis de la marcha, así como una extensión de la articulación de la cadera. Los resultados mejoraron en la escala de Lysholm y la de IKDC. Se lograron mejoras significativas en el Rolímetro y la prueba de reproducción angular.

Tabla 2: Resultados de la aplicación del KT en la propiocepción y biomecánica de la rodilla tras una lesión del ligamento cruzado anterior.

 

Por otro lado, se han analizado los estudios que examinan la los efectos del Kinesio Taping como técnica de rehabilitación tras una reconstrucción del ligamento cruzado anterior, evaluando su impacto en la disminución del dolor así como en el aumento del rango articular y fuerza muscular. (Tabla 3).

Artículo

Muestra

Objetivo

Aplicación del vendaje

Método de investigación

Resultados

Laborie M. et al (2015) (29)

60 sujetos, 57 de los cuales pudieron ser evaluados.

 

Eficacia de KT en el dolor postoperatorio agudo tras reconstrucción del ligamento cruzado anterior (LCA).

 

Se aplicó KT en la sala de operaciones después de la cirugía. Las tiras de algodón azul se cortaron en 5 bandas, con los bordes redondeados para evitar que se despegaran. Se aplicó un conjunto de tiras de abanico con la rodilla en flexión de 90°, por encima de la rótula y en el tendón del recto interno y del semitendinoso. Se ejerció 0–15% de tensión en la aplicación y se verificó midiendo la tira antes y después de la aplicación. El KT se mantuvo durante 3 días y luego el paciente la retiró siguiendo las instrucciones del fisioterapeuta. Se realizó una sola aplicación en el grupo experimental.

Se formaron dos grupos, uno experimental y uno control. En el grupo experimental se aplicó el vendaje inmediatamente en el postoperatorio y fue  mantenido por 3 días. Los pacientes completaron cuestionarios. El criterio de evaluación principal fue el dolor postoperatorio medio en una escala de 0 a 10. Los criterios secundarios fueron: la ingesta de analgésicos en los tres niveles de la OMS, despertar durante la noche debido al dolor, signos de incomodidad postoperatoria y satisfacción del paciente.

No hubo diferencia significativa en la intensidad media del dolor de rodilla en ambos grupos. El análisis de varianza (ANOVA) no encontró diferencias significativas entre los grupos en la evolución de dolor (P = 0,34). No hubo otras diferencias significativas en los otros criterios de evaluación.

 

Artículo

Muestra

Objetivo

Aplicación del vendaje

Método de investigación

Resultados

Gramatikova (2015) (22)

63 sujetos

Efecto de su aplicación sobre el edema de la rodilla operada después de la reconstrucción del ligamento cruzado anterior

 

Aplicación de tira en abanico con un 0% de tensión en los bordes de la tira. La longitud ha sido de aproximadamente 5 cm. El sentido de la colocación ha sido de proximal a distal, con tensión de la tira de un 15% - 25%.

 

El estudio se llevó a cabo dividiendo un grupo control al que se le aplicó cinesiterapia, y un grupo experimental, al que además de los métodos tradicionales de kinesiterapia, también se incluyó KT.

Mediante cinta métrica se midió la rodilla sana y dañada y se estudiaron sus cambios después de los programas aplicados de kinesiterapia en ambos métodos.

Se encuentra que el Kinesio Taping, como parte de la cinesiterapia, ha contribuido a la mayor rapidez y reducción significativa del edema de pacientes en el grupo experimental (con 63,1%), mientras que mejora del indicador en el grupo control con 29,85% con cinesiterapia aplicada sin KT.

 

Mendhekar et al (2018) (30)

20 sujetos

Efectos de KT en la propiocepción en pacientes después de la reconstrucción del LCA.

No se detalla cómo ha sido la aplicación del KT en el artículo.

Todos los participantes en el grupo fueron aplicados con KT para la corrección mecánica de la rodilla y se mantuvo durante dos días. Durante estos dos días los sujetos continuaron con su fisioterapia. Las mediciones previas y posteriores del sentido de la posición articular se realizaron mediante reproducción activa de prueba de ángulo.

 

Hubo una reducción significativa en el error de la propiocepción de la articulación de la rodilla después de la intervención de dos días de KT (p> 0,05).

Artículo

Muestra

Objetivo

Aplicación del vendaje

Método de investigación

Resultados

Balki S et al (2016) (31)

30 sujetos

Efectos del Kinesio Taping en la fase de rehabilitación  postoperatoria aguda de la reconstrucción del ligamento cruzado anterior (LCA).

 

El vendaje se cortó en forma de Y, y fue aplicado en dirección de inserción de origen para facilitar los músculos. Con el paciente en decúbito, la venda se colocó en el músculo recto femoral con una tensión de 25-30% que lleva la cadera a extensión y la