Revistas / NPunto Volumen II. Número 20. Noviembre 2019 / Novedades En Las Técnicas De Depuración Extrarrenal



Novedades En Las Técnicas De Depuración Extrarrenal

Manzorro Torrecilla, Elena Graduada en enfermería. Chiclana de la Frontera, Cádiz. Experta Universitaria en Cirugía Menor. Experta Universitaria en nefrología, diálisis y trasplante. Experta Universitaria de Enfermería en urgencias y emergencias en adultos y pediatría y en la atención al paciente politraumatizado.


1.INTRODUCCIÓN

La prevalencia de la enfermedad renal crónica (ERC) se incrementa de manera progresiva con la vejez (en mayores de 64 años el 22%, siendo en mayores de 80 años el 40%), y con otras patologías como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y la arterioesclerosis.

Cada año unas 6.000 personas con insuficiencia renal avanzan hasta la necesidad de empezar y continuar con uno de los tres tipos de tratamiento sustitutivo renal (TSR) que existen, siendo estos, la hemodiálisis (HD), la diálisis peritoneal (DP) y por último, el trasplante renal (Tx).

Cuando los riñones se encuentran sanos, limpian la sangre. También tienen la capacidad de producir hormonas capaces de mantener los huesos fuertes y la sangre sana. Cuando un paciente con insuficiencia renal avanza hasta un estadio terminal y los tratamientos conservador es son incapaces de controlar los signos y síntomas de la enfermedad, se debe de comenzar la sustitución de la función renal antes de que se manifiesten las complicaciones típicas de dicha situación.

Dentro de la sustitución de la función renal, existen dos tipos principales de diálisis.

Ambos tienen la función de filtrar la sangre para eliminar el exceso de sal, agua y los desechos peligrosos del cuerpo.

  • La hemodiálisis utiliza una máquina, a veces, también recibe el nombre de riñón artificial, donde el paciente debe de ir de forma frecuente, varias veces a la semana, a una clínica especializada para recibir dicho tratamiento.

  • La diálisis peritoneal utiliza una membrana que envuelve el abdomen, también llamada membrana peritoneal, con la finalidad de filtrar la sangre y eliminar los productos de desechos que el organismo no es capaz de eliminar por sí solo cuando el riñón le falla.

Ambos tipos de diálisis poseen uno riesgos y unos beneficios. Siendo necesario que dichos pacientes realicen una dieta especial. El médico, está capacitado en estos casos para poder ayudar a los pacientes a decidir el mejor tipo de diálisis que se ajusta en cada caso (1, 2).

2.DESARROLLO

 

2.1 Indicaciones

Hay una serie de situaciones clínicas que cuando aparecen señalan la necesidad de empezar el tratamiento sustitutivo; estas situaciones de las que hablamos anteriormente son:

  • Incremento de volumen o edema agudo de pulmón resistente a fármacos diuréticos.
  • Pericarditis urémica.
  • Neuropatía y encefalopatía urémica.
  • Síntomas urémicos severos (náuseas y vómitos).
  • Diátesis hemorrágica debida a la uremia.
  • Hiperpotasemia incontrolada con medidas conservadoras.
  • Acidosis metabólica grave.
  • Hipertensión arterial acelerada refractaria a tratamiento farmacológico.
  • Aclaramiento de creatinina/filtrado glomerular < 15 ml/min y uno o más de los siguientes:
    • Signos o síntomas de uremia.
  • Incapacidad de controlar la tensión arterial o el estado de hidratación.
  • Deterioro creciente del estado nutricional.
  • Se debe de tener en cuenta que la mayoría se encontrarán sintomáticos y pueden necesitar empezar la diálisis con filtrado glomerular con el rango entre 6-9 ml/min/1,73 m2.
  • Los pacientes con un alto riesgo, como pueden ser los diabéticos o aquellos/as en los que el filtrado glomerular se deteriora más de 5 ml min/año necesitan una vigilancia especial.
  • Los pacientes que no presentan síntomas se pueden beneficiar del atraso en empezar la diálisis para simplificarles la elaboración planeada y la creación de acceso duradero para la diálisis obviando el uso de entradas temporales.

Figura 1: Máquina de diálisis.

Fuente: DAUGIRDAS, J., BLAKE, P. Y TODD, S. Manual de diálisis. 5ª Ed. Wotters Klower. 2015.

Las alternativas de ese tratamiento pueden ser: el transplante renal, la hemodiálisis y sus variantes o la diálisis peritoneal en sus diferentes formas (3).

 

 

2.2Hemodiálisis

 

2.2.1Definición

 

Principalmente la hemodiálisis es un tratamiento para la insuficiencia renal crónica, tras el cual, la sangre se traslada por un circuito extracorpóreo hasta un riñón artificial (el dializador) en el cual, se eliminan el volumen de líquidos retenidos y la producción de desechos, volviendo al cuerpo por un acceso periférico (3, 4).